Punta del Este. Donde la diversión y el glamour van juntos.

punta-del-este-001.jpg
Punta del Este es, posiblemente, del conjunto de playas más elegantes de América del Sur. Originariamente fue un reducto más de algunas de las familias más o menos tradicionales argentinas.

Ahora, parece ser el turno de la juventud “dorada” europea que aprovecha el hecho de que, a pesar de que los precios son altos, resultan inferiores a los de sus países de origen.

Hasta las últimas décadas, muchos europeos elegían Punta del Este como su residencia. Se trataba, en general, de personas maduras que escogían una vida tranquila y sedentaria que los preservara de los altos impuestos a los que los obligan sus países de origen.

PLAYAS

La península de Punta del Este tiene dos costas arenosas, una orientada hacia el oeste, es decir, al Río de la Plata, donde en general las olas son pequeñas. Se trata de Playa Mansa que alberga, además, un pintoresco puerto de yates. Hacia el este, en cambio, la costa da al Océano Atlántico. Se trata de mar abierto y las olas son enérgicas. Es Playa Brava.

En ambos lados hay elegantes chalés, aunque las construcciones más lujosas se sitúan preponderantemente orientadas hacia el Atlántico. El barrio más antiguo de Punta del Este está en el extremo de la península misma, dividida longitudinalmente en dos por la avenida Gorlero, llena de tiendas y comercios de todo tipo.

Bordeando el Atlántico en dirección al nornoreste, se suceden las playas y los barrios con grandes y caras construcciones entre bosques de pinos. Aquí todo es calmo y ligeramente salvaje, desde el punto de vista del estándar europeo.

Unos kilómetros después de La Barra, un pequeño centro bastante exclusivo, se extiende otra diminuta península denominada José Ignacio, que desde hace un tiempo está de última moda.

¿POR QUÉ ESTÁ DE MODA?

¿A qué se debe la actual notoriedad de Punta del Este? Nadie, en realidad, lo sabe. Sin embargo, los vecinos que viven allí todo el año creen que este inesperado impulso no responde a ninguna acción privada o estatal. Es más, la sospecha que muchos comparten es que llegó alguna persona emblemática del mundo de la prensa rosa o de la moda, como Calvin Klein o Phillip Stark, u otro personaje de gran predicamento en su grupo social, y puso de moda el lugar hablando de él a sus amigos.

LOS EUROPEOS

Además de los argentinos, chilenos y brasileños adinerados, los europeos más numerosos son los alemanes, italianos, holandeses, franceses y nórdicos, en general.

Esta situación comienza a alterar los hábitos del lugar. Las casas ahora se alquilan totalmente equipadas, con servicio de mucamas, cocineras y chofer. Las agencias de alquiler de coches se han visto obligadas a renovar sus flotas para responder a los gustos de la demanda y los precios no dejan de subir.

Uno de los atractivos para los turistas que quieren establecerse durante largas temporadas es la posibilidad de levantar aquí una especie de feudo; una finca o “chacra” de cinco hectáreas con animales de todo tipo, casas de piedra de inmensas proporciones, algo que en Europa sería muy costoso.

A la ventaja del talante calmo y educado del uruguayo se unen tres lagunas o albuferas, que permiten practicar diversos deportes náuticos, dos clubes de polo, canchas de golf disponibles sin largas esperas, casinos, inmensas playas protegidas por bahías, un dulce paisaje de suaves colinas y algunos bosques. En fin, espacios generosos en un país homogéneo y sin conflictos.

NUEVA OLEADA DE RENTISTAS

Toda la publicidad que produjo esta “movida”, también atrae ahora a una nueva oleada de gente de más de 50 años, europeos tempranamente jubilados y ahora rentistas, que compran aquí una espléndida casa con jardín por el precio que en sus países les costaría un departamento de un dormitorio. Aprecian la seguridad, se sorprenden de ver casas sin cercas. Pueden además obtener con un trámite sencillo la residencia en este país, y eso les evita las grandes cargas
impositivas que les imponen los suyos.

puntaeste.jpg
ALREDEDORES

Desde Punta del Este se pueden hacer excursiones a Isla Gorriti y a Isla de Lobos. La primera está muy cerca de la costa y cuenta con una hermosa playa de arena fina. Está unida en verano a la península por un servicio de lanchas cada media hora.

La Isla de Lobos, en cambio, se encuentra diez kilómetros mar adentro y es una reserva natural de leones marinos. Se calcula que hay unos 300 mil.

CÓMO LLEGAR

Punta del Este está a 45 minutos de avión de Buenos Aires, capital argentina a la que está unida por numerosos vuelos diarios de las compañías Aerolíneas Argentinas y la uruguaya PLUNA.

También se puede llegar desde Buenos Aires en barco a Montevideo, y de allí a Punta del Este en autobús.

DÓNDE ALOJARSE

El hostal El Castillo es uno de los más económicos de la península.

Mejor equipado es el Hotel London o el Hotel Marbella. Francamente lujosos son el Hotel Azul o el Conrad Resort & Casino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>