Comodidad a mujeres ejecutivas.

ejecutiva_indice.jpg Ya no tiene que echarse perfume que huele a hombre, ponerse una bata tres tallas grandes ó bañarse con jabones que resecan.

Ahora tampoco tiene por qué abstenerse de comer algo por temor a que lo del minibar la engorde.

Con el auge de las mujeres que escalan posiciones dentro de las empresas y que, por cuestiones de trabajo se convierten en viajeras frecuentes, ellas son cada vez más exigentes, y necesitan que el sitio al que llegan sea su segunda casa.

Por eso, varios hoteles rediseñaron algunas de sus habitaciones para transformarlas en el hogar, esporádico o frecuente, de sus clientas consentidas.

Una tendencia que inició en Estados Unidos, Europa, Brasil y, ahora se esta extendiendo por América Latina.

La comodidad de los hoteles va desde jabones de tocador, espejos de cristal con aumento portátil para desmaquillarse y maquillarse, para la tina sales, espuma y jabón liquido, batas acorde a la talla de una mujer, en algunos hoteles se entrega a la húesped una canasta con un sinnúmero de productos para el cuidado del cuerpo y del cabello, así como máquina de afeitar femenina, toallas faciales y gel para el baño.

Claro que no puede faltar las pantuflas, lencería especial, chocolates dietéticos sobre la cama, agua y un menú para que escoja la almohada de sus sueños (hay rellenas de lana o con plumas de pato, de ganso y de látex)

A eso le llamo un trato de reina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>