Hotelito Desconocido

amenidades.jpg

Por lo increible que parezca existen hoteles que ofrecen lujo y comodidad sin la necesidad de contar con luz electrica, television o radio, ademas de no infringir dano al medio ambiente.

Diseñado para que sus huéspedes gocen de una tranquilidad absoluta. Hotelito Desconocido es un pequeño resort ubicado a una hora y 40 minutos del aeropuerto de Puerto Vallarta, Jalisco, en una extensa playa limitada llena de vida silvestre.

El lugar no cuenta con algunos accesorios que en la vida citadina llamariamos “comodidades” como son luz electrica, telefono, fax e internet; solo los ventiladores y el agua caliente son lujos permitidos, aún asi funcionan gracias a paneles solares, que ofrecen un método de energía que no gasta combustibles, por lo tanto no contamina y no hace ruido, gracias a que su fuente de energia, el sol, es renovable.

Se le da el calificativo de “ecologicamente amable” debido a su preocupación por la naturaleza y su conservación. El hotel no utiliza productos quimicos, las cremas de los húespedes son 100% naturales hechas con extractos de semillas, frutas y otros productos orgánicos. La alberca se llena todos los días con agua del estero vecino por lo que no es necesario desinfectarla.

Para no perjudicar el ambiente, al devolver el líquido se le pide a los visitantes usar bloqueadores solares biodegradables.

La comida preparada, especialmente la fruta y verdura que se sirven en sus dos restaurantes, se cultiva en un vivero propio sin agroquímicos.

La playa donde está ubicado el Hotelito Desconocido es una zona de desove, por lo que cada año, de junio a febrero se establece un campamento tortuguero para que los huéspedes liberen a las crías.

La decoración de las 24 habitaciones o palafitos, como se les conoce, va acorde al nombre que recibe cada una de ellas, haciendo alusión a una figura de la lotería. Por ejemplo, en El Tambor, la decoración está repleta de pequeños instrumentos de percusión.

La comodidad no está peleada con el ambiente ecológico, usted dormirá en sábanas blancas con colchas bordadas a mano. Por las noches, el hotel se ilumina con cientos de velas, que hacen de la experiencia en un sueño romántico.

Un paseo a caballo por las playas, pedalear en medio de caminos vírgenes en una bicicleta de montaña, remar en un kayac o practicar windsurf demuestra que se pueda combinar la tranquilidad con actividades demandantes de energía.

Una vez terminado su día, necesitará recuperar la fuerza perdida, para eso podrá acudir al spa, reconfortándolo en cualquier momento de fátiga.

Foto: Hotelito Desconocido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>