Mariposa Monarca

mariposa-monarca.jpg Cada año a fines del mes de octubre, millones de mariposas monarca, llegan a los bosques Michoacanos, después de un largo viaje de 4,000 km. Desde el Norte de Estados Unidos de Norteamérica, a reproducirse y luego retornan, siguiendo un ritual antiquísimo.

La mariposa fue motivo de estudio, veneración y respeto para los sabios prehispánicos, por lo que nombraron a varios sitios en su honor; como PAPALOAPAN (Río de Mariposas), PAPALOTEPEC (Cerro de mariposas) a estas mariposas las asociaban con la belleza, el amor y las flores.

Los testimonios de admiración y reverencia que nuestros antepasados profesaban a las mariposas son múltiples, basta destacar los frescos y esculturas de las zonas arqueológicas.

Jugueteando con los rayos del sol cual si fuera una lluvia de hojas de otoño y tapizando troncos y ramas al caer la tarde, la mariposa monarca pasa el invierno en los Bosques de Oyamel de Michoacán y Estado de México, en colonias compuestas por hasta 20 millones de mariposas, después de haber cubierto más de 5 kilómetros para dejar atrás las heladas montañas de la región.

Resulta difícil imaginar a una mariposa de escasos centímetros, recorriendo 120 kilómetros en un día, y sin embargo la mariposa monarca es capaz de ello. En su vuelo evitan montañas altas y prefieren valles abiertos, por donde corren los vientos que vienen del Norte.

En su largo viaje la mariposa monarca comienza a moverse cerca de las 9:30 de la mañana y a las 18:30 ya se las ve en grupos de 600 mariposas pernoctando en árboles que encuentran a su paso.

A mediados de febrero en que la temperatura aumenta y los días se hacen más largos; comienza la época de apareamiento y la búsqueda de flores para extraer el néctar.

A mediados de marzo sólo quedan como testimonio los restos de las mariposas muertas y los Bosques de Oyamel regresan a su antiguo aspecto, aguardando el fin de año, cuando nuevamente llegarán millones de mariposas monarca, repitiendo este maravilloso fenómeno, de cuya continuidad somos todos responsables.

La mariposa monarca es un patrimonio universal y es una responsabilidad de todos ser cuidadosos, es por eso que recomendamos al visitante de los santuarios que para tal efecto sean acatadas las siguientes medidas.

Se prohibe al visitar la Mariposa Monarca:

• Cazar, capturar o colectar cualquier especie de fauna silvestre, así como cortar árboles y plantas.
• Arrojar contaminantes al aire agua y suelo.
• Prender fuego o fumar.
• Salir del sendero marcado para los recorridos turísticos.
• Ingerir alimentos o bebidas dentro de las reservas.
• Tocar, pisar o arrojarles piedras u objetos a las mariposas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>