¿Qué hacer en Nueva Orleáns?

nuevaorleans.jpg

Nueva Orleáns se encuetra a un costado de la carretera que comunica al aeropuerto con el centro de ésta ciudad, hay un anuncio panorámico en el que se lee: “We’re jazzed You’re Rere” (estamos felices de que usted esté aquí), lo cual provoca la sonrisa de más de uno de los turistas que miran el panorama desde sus asientos en el vehículo que los lleva a iniciar un viaje por este destino.

Lo curioso es que al llegar al primer cuadro del histórico French Quarter, a un costado de los edificios pintados con colores vivos, varios músicos ejecutan sus instrumentos en una esquina, rodeados de espontáneos bailando en la calle. Y, efectivamente, se ven felices.

Casi siempre, esa es la primera impresión que se llevan los viajeros de ésta, la ciudad más grande de Louisiana y una de las más animadas de Estados Unidos, a pesar de que por algunos meses expresó su tristeza al mundo cuando, luego de que, en agosto de 2005, el huracán Katrina la convirtió en zona de desastre.

Aunque de manera lenta, Nueva Orleáns se ha recuperado y vuelve a mostrar orgulloso sus atractivos edificios afrancesados con abundante decoración de, jazz y los restaurantes de comida cajún, vuelven a vestirse de manteles largos y hasta los panteones con sepulturas sobre el nivel del suelo, otra vez a reciben los curiosos ojos de los turistas.

French Quarter

La Plaza Jackson de French Quarter es un sitio perfecto para iniciar el recorrido por la llamada Ciudad Vieja. De esta forma es posible disfrutar de su gente y de los cuadros colgados de las rejas de los edificios, así como de la arquitectura afrancesada de los inmuebles.

En ésta área hay varias galerías de arte y museos con acervos de esculturas contemporáneas, exhibiciones itinerantes. Tal es el caso del Museo Orden, dedicado al arte sureño. Tiene una colección de su tipo más grande del país. En tanto, el Museo de Arte de Nueva Orleáns es el recinto cultural más antiguo de la localidad.

nueva-orleans.jpg

Uno de los sitios más visitados es la Casa BeauregardKeyes, que data de 1862, llamada así porque fue residencia del general de la Confederación Pierre, Gustave Toutant Beauregard y el autor francés, ParkinsonKeyes. El edificio conserva varios muebles originales del general y una colección de 200 muñecas antiguas, así como otra más de varias teteras de diversos tamaños de la señora Keyes.

Un atractivo singular de Nueva Orleáns son sus antigüedades. Por ello las tiendas con este tipo de mercancía son parte de algunos recorridos turísticos. Sobre la calle French Quarter se encuentran algunas de las más concurridas, aunque en la avenida Royal se encuentra el French Antriques Shop, un negocio de candelabros viejos. La colección supera los 600.

French Quarter es también el sitio de las compras ya que hay varios negocios de regalos y galerías de arte.

Y para cuando llega la hora de la comida, hay varias opciones en la zona, la mayoría de platillos cajón, que es picante.

Generalmente los menúss tienen una base de grasa y harina. Se puede degustar tanto en restaurantes informales que ofrecen po-boys, sándwiches muffuletta y porotos rojos con arroz. En esta área hay varios restaurantes de manteles largos, como el elegante Brennan’ s, que es famoso no sólo porque recibe a muchos comensales que se visten de etiqueta para la cena, sino porque fue donde se creó el postre Bababas Foster.

Otro que tiene arraigo entre los que saben de buena mesa es el Galatoire ‘ s, aunque eso sí, exige que los caballeros vistan de saco y corbata. Uno más, el Murie ‘ls Jackson Square, es muy concurrido. Allí el platillo importante es el Pecan Cruisted Puppy Drummy la bebida el Bloody Mary. De hecho uno de los atractivos de la ciudad es la Escuela de Cocina de Nueva Orleáns en sus instalaciones de la calle St, Louis Street y en la fábrica de cerveza Jackson en Decatur Street.

Luego de la cena viene la fiesta y uno de los sitios indicados es la calle Bourbon, donde la música en vivo llena de alegría los restaurantes- bares, particularmente al ritmo del jazz local, que según los entendidos es más metálico que el de Memfis y más movido que el de Nueva York o Chicago. Lo cierto es que sus raíces están en la música rural Cajón, conocida como zideco, un ritmo de baile muy alegre que utiliza violines y acordeones.

El barrio Jardín, rodeado por la avenida St. Charles, en el norte y Magazine Street, en el sur, conserva varias residencias históricas que parecen casitas de muñecas, con muchos decorados y cercas de hierro forjado. En esa área está el panteón Lafayette, uno los cementerios de la llamada ciudad de los muertos, los cuales motivan la curiosidad de los visitantes porque parecen monumentos.

Así pasa la vida en este destino que expone la alegría de su gente y las tradiciones de una sociedad multicultural con raices españolas, inglesa, francesa y latina.

Para Llegar:
La mejor forma de arribar desde la Ciudad de México es vía Mimi, por American Airlines, el costo del boleto en viaje redondo por personas es de alrededor de 890 dólares.

Hoteles:
Baronne Plaza
201 Baronne Street
Tel. 001-888-756-0083

Restaurante
Brennan’s
417 Royal Street
Tel.:001504 525 9711

K-Paul’s Loulslana Kitchen
416 Chartres Street
Tel.: 001504 524 7394

CourtofTwoSlsters
613 Royal Street
Tel.: 001504 522 7261

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>