Nuremberg y la milla de la cultura: Alemania

Nuremberg, Alemania es famosa por sus altos edificios modernos que contrastan con su casco antiguo medieval, esta ciudad es mucho más que su belleza arquitectónica, considerado uno de los centros culturales e históricos más importantes de Europa.

Es uno de los centros culturales e históricos más importantes de Europa, donde se mezcla moderna arquitectura con pintorescas construcciones medievales.

Y es que durante los siglos XV y XVI comenzaron a llegar decenas de artistas, artesanos e intelectuales de renombre, para establecerse aquí y diseñar sus residencias, dándole el toque artístico que hoy es posible percibir es sus calles.
Adam Kraft, Veit Stoss y Alberto Durero crearon celebres obras de artes que actualmente forman parte de diversas colecciones de pinturas, dibujos, xilografías y uno que otro trabajo científico, que se pueden admirar, en la denominada “milla de la cultura” la cual se extiende desde el Museo Nacional Germánico hasta la Casa Krakau, que además incluye numerosas instituciones culturales.Pero también la historia de la ciudad, así como su famoso mercado de Navidad, contribuyen en la fama de Nuremberg.

Senderos históricos
La mejor forma de conocerla y admirarla es realizar un recorrido, por su zona peatonal, Hauptmarkt, para observar la belleza de sus casas entramadas de madera, que parecen adornadas con ventanas de vidrio emplomado o sus majestuosos castillos medievales.
Disfrutar un café en uno de sus pequeños establecimiento, mientras esos cantantes callejeros le dan vida a las calles de la ciudad, resulta placentero.
Y son sus castillos los que durante décadas sirvieron de residencias preferidas para todos los emperadores alemanes, principalmente el Castillo Imperial Medieval, en el que Federico Barbarossa y Carlos IV permanecieron largas temporadas, se cree que una de las razones por las que ellos vivieron ahí, fue por la maravillosa vista de la ciudad.
Esa edificación sobresale majestuosamente entre la ciudad vieja, la cual está rodeada por una muralla que se extendía a lo largo de cinco kilómetros con 80 torres. También alberga el Museo del Castillo, en que se explica la importancia de esa edificación en la historia alemana y europea de los siglos XII a XV. Sus construcciones religiosas también son parte de la belleza de sus edificaciones, en ellas destacan el estilo gótico de aquella época, así como las casas patricias y la imponente muralla, ese conjunto arquitectónico, es conocido como “la cajita del tesoro del Imperio”, de esos años.
Sobresalen las iglesias de Nuestra Señora, con la fañosa “carrera de hombrecillos”, la de San Lorenzo con el Ángelus de Veit Stoss y el Sagrario de Adam Kraft, así como la de San Sebaldo, en su interior es posible encontrar una tumba de esa deidad de Meter Vischer.
Otro de los grandes atractivos de esta ciudad es el Christidndlmarkt, mercado navideño que se monta durante diciembre en su zona peatonal, donde se pueden encontrar diversos objetos relacionados con la temporada navideña, así como artesanías locales. Además es posible deleitarse con un vaso de vino tinto aderezado con clavo, uno de las bebidas más tradicionales de invierno. En el mercado Principal de la localidad, se encuentra la Fuente Sella, en uno de sus enrejados está fundido un misterioso anillo que dicen sus habitantes es de la buena suerte. Ahí se pueden adquirir artesanías tradicionales como pinturas de la fundación del estaño hasta artículos de cuero en el Handwerkerhof, el patio de artesanos.
Museos y más
La ciudad se ha caracterizado por la diversidad de sus museos, siendo el Museo del Juguete uno de los más visitados a nivel mundial, pues es que este establecimiento alberga una gran diversidad de juguetes, en los que es posible encontrar objetos antiguos que contrastan con la modernidad de otros. Gozan de mayor importancia los juguetes de madera, las casitas y cocinas de muñecas, así como el mundo de hojalata.
Otro de los museos destacables es el de Ferrocarriles Alemanes, cuenta con una colección de vehículos originales y con una copia del Adler, el primer ferrocarril alemán, que data de 1835.
El Museo de Correos y Comunicaciones alberga más de 200 mil sellos de todo el mundo y el Germanisches Nationalmuseum, el cual fue fundado en 1853, su colección antigüedades, incluye obras de artistas como Turnan Riemenschnerder, Lucas Cranach y Alberto Durero.
Esos son sólo algunos de los atractivos de esta ciudad llena de historia y cultura, que entre castillos y majestuosas edificaciones religiosas, asombra a los visitantes con su bulliciosa vida nocturna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>