Visita lo más importante en Roma, sugerimos este tour.

El visitante que se acerca a Roma por primera vez y que ha conocido una breve semblanza histórica de la ciudad, debe empezar la visita a la capital italiana por su colina principal, el monte Palatino, donde se conservan los restos arqueológicos, monumentos y edificios más representativos del pasado imperial de la urbe, que fuera capital de todo el mundo conocido en aquellos tiempos. Cerca del cauce del río Tíber se observan los restos de lo que fuera el Circo Massimo; desde el extremo sur de estos restos (hoy en día un sencillo parque) se toma la Via San Gregario para llegar al Arco de Constantino (erigido por este emperador en 312 para celebrar una de sus victorias) detrás de cuyos ojos se alza el monumento más colosal de la Roma antigua y actual, y quizá el más representativo de la ciudad: el Coliseo (de hecho su nombre viene, precisamente, de la palabra “colosal” en mención a la enorme estatua del emperador que lo mandó construir y que se erigió a su lado) es un edificio imponente donde los haya.

Tras recorrer el Coliseo, llega el momento de zambullirse en los foros imperiales, comenzando por el más grande e importante de ellos: el Foro Romano. Rodeando el monte Capitalino, se toma la Via del Teatro di Marcello para observar las ruinas de este teatro y se llega a la Piazza Bocca della Veritá, donde se encuentra una de las “atracciones” más peculiares de Roma. Aunque esta “Boca de la Verdad” nada tiene que ver con la Roma imperial, hay que acercarse a ella. Se trata de un disco enorme en forma de máscara con una boca abierta que se abre en una de las fachadas exteriores de la iglesia Santa Maria in Cosmedin y sobre la cual, la leyenda cuenta que, si se mete la mano derecha en la boca mientras se dice una mentira, ésta se cerrará.

Este paseo por la “Ciudad Eterna” sólo puede cerrarse con un dicho italiano: “Roma, nen basta una vita”: para conocer Roma no es suficiente toda una vida.

La ciudad del estado independiente

El Vaticano es el estado independiente más pequeño del mundo, cuenta con 500 habitantes y es totalmente autónomo de la ciudad de Roma. El Vaticano cuenta con sus propios medios de comunicación (prensa, radio y televisión propias), sus propios sellos, sus medios de transporte y, antes de que llegara el euro y se estableciera un acuerdo con la Unión Europea también tenía una moneda propia. El jefe del estado del Vaticano es el Papa, elegido siempre por un cónclave de cardenales y el actual, Benedicto XVI, hace el número 265 de los que han pasado por el trono de San Pedro.

La Ciudad del Vaticano atesora tal cantidad de riquezas artísticas, arquitectónicas y religiosas. El hall de bienvenida al pequeño estado es la Plaza de San Pedro, un espacio amplísimo y monumental, en forma elíptica, circundada por la magnífica columnata de Bernini. Desde la plaza se accede a la Basílíca de San Pedro, el mayor templo de la cristiandad con capacidad para 60.000 personas y sede “central” de la Iglesia Católica.

Su grandiosidad es indescriptible: 50 altares, 500 columnas, una descomunal cúpula a la que es posible ascender (después de hacer una larga fila) para disfrutar de paradisíacas vistas de Roma y del propio Vaticano, y las obras de pintura, escultura y orfebrería de los mejores artistas del siglo XVI, cuando se erigió. En el interior de la Basílica es imprescindible contemplar La Pietá (“La Piedad”) de Miguel Ángel, la única obra que el genial autor firmó; realizada con tan sólo 22 años, la escultura transmite una fuerza y un realismo impensables en una obra tallada en mármol.
Lo mismo ocurre con el Baldaquino de Bernini: situado en el centro de la basílica, se trata de un enorme dosel de bronce (en parte arrancado del Panteón). El baldaquino da cobijo al altar mayor y llaman la atención, sobre todo, las columnas en espiral que lo sostienen y que simbolizan las columnas del templo de Salomón en las que se apoyó Cristo.

Comentarios

  1. Viajar con lesbianas dice

    Estimados amigos. Al hacer esta ´búsqueda ha aparecido vuestra página. Buscaba hacer un viaje este verano a Italia – o cualquier oro lugar)pero con un grupo de chicas lesbianas.
    Rogaría me enviasen información, por lo que les quedaré agradecida.

  2. beatriz dice

    acabo de encontrar esta pagina y hace un año que iria esta chica al viaje,pero decirla que ser lesbiana no significa que no te pueda gustar el arte que tiene la iglesia,para eso es mejor que no vayas y vayas a mikonos. yo tambien soy lesbiana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>