Myanmar, Birmania

País situado entre dos gigantes como China e India, muchas veces se ha visto relegado a un segundo plano entre los destinos turísticos preferidos de Oriente. Pero Myanmar, con sus playas y tradiciones casi intactas, es un lugar con una personalidad fuerte que se mantiene ante el influjo constante de Occidente.

China e India, pero también Tailandia, Laos y Bangladesh son los países con los que colinda este país asiático. Pero Myanmar tiene un secreto: el mantenimiento de sus costumbres, que lo convierte en un destino exótico por excelencia.

La pesca es una de las actividades más características del país. Si te paseas por alguna de sus numerosas playas de arena blanca, es muy probable que te encuentres con algún pescador ataviado con el traje tradicional – sombrero de hojarasca, y telas anchas -, limpiando pescado sobre unas redes.

Myanmar es conocido también por un mercado de ramos de diversos colores en el que las mujeres de la zona – también ataviadas con estampados vistosos – venden en la playa o en plena calle. Y para transportarlas, nada mejor que una gran cesta de paja que se colocan encima de la cabeza.

Yangon – la capital, a 30 kilómetros del mar -es uno de los lugares donde el turista no debe dejar de acudir. A pesar de ser una ciudad con cuatro millones de habitantes, muchas de sus zonas tienen una vasta vegetación que asemeja a una jungla. Es el mejor ejemplo de los restos coloniales por parte del Imperio Británico, yaque se pueden observar los vestigios de la arquitectura victoriana que siguen aún en pie entre un paraje sin igual.

La pagoda de Shwedagon es un increíble templo que domina, desde lo alto de la colina de Theingottara, a toda la ciudad Está recubierta de láminas de oro y asemeja a una campana gigantesca.

Pero no sólo la religión es lo más destacado de la capital. Los puestos de comida que se encuentran en cualquier esquina o el té birmano, forman parte del escenario de cualquier paseo típico.

En Mandalay

Mandalay es la segunda ciudad más importante del país y el lugar donde se puede encontrar más actividad cultural. Quizá sea porque se encuentra justo en el centro del país, donde no hay costa. Además, es centro de negocios y de comunicaciones.

Pero, ¿qué más se puede ver en Myanmar?

Bagan, que parece una ciudad abandonada con una exquisita arquitectura, resto de lo que fue la capital del primer imperio de Myanmar. A.qui destacan los templos, lo que hace que el visitante se integre en la espiritualidad del país, donde la religión budista es mayoritaria.

Aun así, sin lugar á dudas Myanmar es conocida por sus costas de arena blanca y … por sus lagos. El lago Inle se encuentra en una zona fronterizacon Taílandia y Laos. Son más de treinta tribus las que pueblan la zona montañosa por donde pasa el agua. El “Road to Mandalay” es uno de los múltiples cruceros quepasan por este destino, uno de los favoritos del país.

Myanmar es un paraíso, pero hay que tener cuidado de cuándo acudir. El verano es bastante insoportable por sus altas temperaturas, y entre mayo y octubre no para de llover, debido a la estación monzónica. El mejor momento para ir es entre noviembre y febrero.

Playas, lagos, vegetación selvática, templos y construcciones arquitectónicas increíbles … así es Myanmar, un lugar tranquilo, casi salido de un sueño antiguo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>