El DF para primerizos.

El turista extranjero típico no se pierde el Zócalo y los edificios que lo circundan, el Museo Nacional de Antropología e Historia y otros rincones del Bosque de Chapultepec, los canales de Xochímilco, el ballet folclórico en Bellas Artes y los santuarios de Frida Kahlo y Diego Rivera en Coyoacán y San Ángel.
Sin embargo, la impresión que ofrece la capital es más bien mixta. La describen como “un lugar para amar y detestar… que alberga lo mejor y lo peor del país… el resultado es una megalópolis cosmopolita y bulliciosa que unas veces es alegre y otras abrumadora”.

La Ciudad de México es también punto de partida. Desde las visitas guiadas a Teotihuacán y Taxco hasta los largos recorridos de los mochileros rumbo al sureste (preferentemente vía Oaxaca), las opciones de salidas son múltiples y prácticamente ningún extranjero las omite.

El turibus ofrece un recorrido de tres horas por la ciudad (www.turibus.com.mx). Para quienes tienen ánimo cosmopolita, es obligada la visita a la Zona Rosa y al Bazar del Sábado. Para comer, los restaurantes de moda en la colonia Condesa. Nadie puede perderse la visita a la Basílica de Guadalupe, al Museo Franz
Mayer y a la Ciudad Universitaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>