Carnaval de Notting Hill.

El carnaval, ya se sabe, es tiempo de desenfreno, en el que todo está permitido, pero no lo piensan así las autoridades londinenses, que quieren poner orden, valga la paradoja, en el carnaval de Notting Hill, que se celebra en agosto.

Por primera vez en los 45 años de historia, que se celebra en un barrio de la capital otrora de fuerte inmigración caribeña, pero ahora habitado sobre todo por la bohemia artística, se impondrá una especie de toque de queda.

Los participantes en los desfiles, tendrán que bajar además el volumen de la música, que el año pasado superó el límite tolerado de 140 decibelios.

Esta vez, los jueces que premian a las carrozas más espectaculares tendrán que haber acabado su tarea a las seis y media de la tarde, de modo que el desfile pueda terminar antes de que anochezca.

El carnaval de Notting Hill comenzó en 1964 para celebrar la abolición del comercio de esclavos y el legado caribeño de la capital británica.

.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>