Ruta de la champaña

Champagne se encuentra al este de París, desde donde bastan pocas horas para llegar a Reims, la capital regional.

Los viñedos comparten una prolijidad tal que visto desde lejos el paisaje parece a veces artificial. Las rutas se deslizan plácidamente entre tierras rayadas como las líneas de un cuaderno verde, sólo interrumpidas por las señales que indican cada parcela.

Muchos llevan el nombre de reconocidas casas productoras; no sólo cuando son las dueñas de los terrenos, sino también cuando las arriendan a sus propietarios para explotar las vides y abastecerse de uvas. En las mejores tierras de Champagne, una hectárea de viñedo se puede cotizar hasta un millón de euros, y pasa de generación en generación en las mismas familias como un tesoro.

El viñedo está clasificado según la calidad de las uvas que se cosechan en cada pueblo. En francés estas zonas se llaman crus .

François Hautekeur, enólogo de la casa Veuve Clicquot, cuenta: “El secreto de cada enólogo reside en el maridaje entre vinos de los distintos crus y las cosechas de distintos años y cepajes. Cada uno tiene sus preferencias y composiciones, pero el objetivo es el mismo: lograr el mejor champagne”.

Este nivel de profesionalismo no existía en la época de Dom Pérignon, que realizaba sus pruebas de manera empírica. El champagne se fabrica con una primera fermentación alcohólica; luego se procede a los maridajes de cepas, terruños y cosechas. Sigue el proceso con una segunda fermentación en botella para luego descansar en subsuelos.

Más información:

www.franceguide.com
www.tourisme-champagne-ardenne.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>