Atracciones Principales de Montreal

Vieux-Montréal (Viejo Montreal): Situado cerca del río San Lorenzo, el Viejo Montreal ocupa el emplazamiento del recinto amurallado original. Los edificios y calles datan de los siglos XVII, XVIII y XIX y han sido restaurados cuidadosamente. La zona está repleta a lo largo del verano de turistas que pasean por las calles adoquinadas, visitan las boutiques y los restaurantes o simplemente se empapan de la joie de vivre entre los artistas callejeros y las terrazas de los cafés. Para completar una velada romántica, nada mejor que visitar esta zona en una carroza tirada por caballos (calèche).

La Basílica de Notre-Dame: fue construida en 1820 en estilo gótico y sus torres gemelas son uno de los puntos de referencia del Viejo Montreal. Al este, la plateada cúpula neoclásica del Mercado Bonsecours vuelve a retomar sus antiguas funciones comerciales gracias a la apertura de galerías, boutiques y exposiciones. Justo al lado, la Capilla de Nuestra Señora del Buen Socorro es la segunda iglesia más antigua de la ciudad. Contiene frescos originales de Edouard Meloche y un pequeño museo dedicado a la vida de Marguerite Bourgeoys (la primera santa de Canadá). La torre de la iglesia ofrece unas excelentes vistas del puerto y de las calles circundantes.

En Pointe-à-Callière: el extremo occidental del Viejo Montreal, el Museo de Arqueología e Historia de Montreal cuenta la historia de la ciudad desde sus orígenes, con exposiciones de alta tecnología en el increíble Edificio Eperon y restos arqueológicos en el museo situado bajo la Place Royale y bajo la restaurada Old Customs House.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>