Chinatown: un viaje dentro de otro viaje

Chinatown es un mundo paralelo dentro de San Francisco. “Un lugar que nunca va a ser gentrificado”. Tiene un densidad sólo superada por Manhattan. Un barrio que no para de recibir inmigrantes hace 160 años.

La mejor forma de recorrerlo es moverse en zig zag por las calles que hay entre dos avenidas paralelas: Grant, que concentra las tiendas de chucherías para los turistas, y Montgomery, donde los orientales hacen sus compras. Perderse entre mercados fascinantes, vitrinas de postal, templos y miradas de ojos rasgados. Escapar del ajetreo del lugar, refugiándose en algún bar de té.

El más sorprendente es Vital Tea Leaf, un oasis con 151 tipos de té, donde uno puede probar todos los que desee, gracias a la amable tetera de su dueño, Uncle Gee, un ingeniero jubilado que nació aquí en 1931. El barrio no ha cambiado mucho. Los recién llegados siguen viviendo igual.

Uncle Gee tiene su negocio en Chinatown, pero como muchos orientales de clase media vive en Richmond. Un barrio que no aparece mucho en las guías, y que merece una visita sólo por una de sus extensas calles: Clement St. Hay que recorrerla desde la tercera a la 12, para intrusear en sus tiendas. Tres imperdibles: el Clement Restaurant, dim sum a la altura de oriente por sabor y precio (con ocho dólares comen tres), Burma Superstar (cocina birmana), un arcoíris de finos sabores asiáticos y Apple Bookstore, una impresionante tienda de libros, dvds, vinilos y novelas gráficas, todos usados y muy bien conservados, a un precio como para llenar la maleta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>