Morelia, en la calle Corregidora.

Morelia

Hay lugares que protagonizaron gestas heroicas y hoy pasan desapercibidas cuando visitamos una ciudad.

En Morelia, en la calle Corregidora, hay un pequeño centro cultural que cuenta con una biblioteca, un jardín y una diminuta sala de cine que proyecta buenas películas de autor.

Esa misma construcción, en 1765 era una casa de salud. Un relato –quizá leyenda– dice que el 30 de septiembre de ese año, Juana María Pérez Pavón llegó con dificultad hasta la puerta por un avanzado trabajo de parto. En ese lugar nacería su hijo, José María Morelos y Pavón.

Cuenta con un apacible jardín donde el turista puede pasar un rato tranquilo imaginando la vida en tiempos del prócer.

A pocas cuadras de ahí, en la esquina de Guerrero y Morelos está la casa que el héroe compró en su madurez, en el año de 1801. La compartió con su hermana y su cuñado, quien tenía un almacén y tienda de abarrotes en la planta baja.

En el piso superior hay varios utensilios del famoso estratega, así como su sable y algunos de los trajes que usó.

También se conserva un carruaje del caudillo, que gracias a su condición de sacerdote no sufrió grandes privaciones.

Al ser delatados los insurgentes, el gobierno novohispano expropió la casa del cura, que la hermana y el cuñado recobraron años más tarde, al finalizar la guerra de independencia.

Este acto, ya no lo pudo ver el generalísimo, quien fue fusilado en Ecatepec el 15 de diciembre del año 1814.

En 1828 su ciudad natal, entonces llamada Valladolid, recibió el nombre de Morelia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>