Vendimia de lujo en Champagne

vendimia

La temporada más apasionante del año calienta motores en la región francesa. Además de visitar sus famosas bodegas, si te animas puedes incluso participar por unas horas en la recogida de la uva.

La vendimia en Champagne está prevista este año hacia mediados de septiembre, aunque las fechas exactas sólo se decidirán en el último momento para asegurarse que la viña está en su punto óptimo. En apenas diez días se habrán recogido rigurosamente a mano todas las uvas de la región.

Sus carreteritas secundarias se pringarán entonces de los regueros de zumo que rebosa del vaivén de camiones que día y noche llevan los racimos recién cortados a prensar a las bodegas. En éstas la actividad es frenética, con gentes de media Europa llegadas para trabajar a destajo bajo un estricto control de calidad y volviendo a poner en marcha, un año más, el riguroso proceso que ya definiera Dom Pérignon, que aprendió a seleccionar las mejores parcelas y cepas y hasta reorganizó el trabajo durante la vendimia para asegurar que el líquido final fuera totalmente pálido aun procediendo en gran medida de uvas tintas.

Todas las grandes abren al público en visitas de lo más organizadas con degustación final. No habrá que perderse en Reims los espectaculares sótanos abovedados en los que maduran los caldos de Ruinart , los 25 kilómetros de galerías forradas de botellas de Mumm y los 18 de Pommery, además de otras grandes casas como Piper-Heidsieck, Taittinger o Veuve Clicquot Ponsardin. O, a lo largo de la Avenue du Champagne de la villa de Épernay, los cientos de kilómetros de galerías subterráneas en las que reposan millones de botellas de Mercier, Castellane o esas de Moët & Chandon que Napoleón en persona venía a recoger de camino a sus batallas para consumirlas, al parecer, antes, durante y después de la contienda.

Pero si lo tuyo más que participar en una visita guiada es meterte de lleno en faena, durante estos días podrás en infinidad de lugares convertirte en vendimiadora por un día. La aristocrática maison Drappier es una de las que ofrece a sus visitantes la experiencia de participar mano a mano con los vendimiadores en la recogida de la uva, comer con ellos en los campos y ponerle la guinda al jornada con una visita a sus bodegas y una cata de sus vinos, que apasionaban al mismísimo De Gaulle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>