Paseo interno por Cacahuamilpa.

cavernas

Hasta que haces una expedición como esta, entiendes completamente lo que implica la palabra  “superficial”.

Tener la mirada en las cosas que ocurren arriba es perderse de una gran belleza que se encuentra bajo nuestros pies y que está esperando ser descubierta.

Pero esa experiencia, ese encuentro con la esencia del interior de la tierra, toca fibras internas que te hacen descubrir tu más profundo interior.

Afortunadamente, México tiene varias zonas de cavernas. La más famosa es la de Cacahuamilpa, en los límites de los estados de Morelos y Guerrero.

El equipo de T3 pasa por tí a las 7:45 a Cuernavaca y te guía, durante una hora de carretera. Cada quien llegará en su propio vehículo. Al llegar, los guías proporcionan casco, chaleco de flotación y lámpara frontal.

Por cierto, ellos cuentan con capacitación en rescate en cuerdas, rescate en aguas en movimiento y primeros auxilios en zonas agrestes, pero antes que resolver, su trabajo es prevenir.

Tienen expediciones que pueden durar desde cinco horas hasta otras en las que duermen en la caverna una noche, en la más plena obscuridad, solo con la compañía del sonido del río.

Ahí no hay luz solar, nunca sabes si amanece o es medianoche, es un mundo de estalactitas que delatan apenas parte de los millones de años de vida de nuestro planeta.

También pierdes la noción de orientación, pues el paisaje tiende a ser similar. Áprendes a confiar en ti y en tu guía, ese es el verdadero viaje.

No es apto para niños menores de 10 años, mujeres embarazadas, personas con lesiones importantes en rodillas o espalda y personas que no estén en buena condición física.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>