Viajar en tren.

camarotes

El tren es el único medio de transporte terrestre que permite a sus pasajeros dormir en camas o en literas. Las opciones son variadas y, aunque cada compañía ferroviaria tiene sus particularidades, a grandes rasgos hay tres alternativas:

  • Asiento reclinable: como su nombre indica, es una butaca que, al extenderse, permite viajar en una posición menos erguida, ya que se asemeja a una cama. En general, estas plazas se agrupan en camarotes con capacidad para seis personas. Las dimensiones del habitáculo y de los asientos son reducidas y esto puede resultar incómodo, sobre todo, cuando no se viaja en grupo y hay que compartir el espacio con personas desconocidas. Es la opción más económica y los asientos son confortables.

  • Literas: también denominadas “couchettes“, se distribuyen en camarotes de cuatro o seis plazas. En ocasiones, estos compartimentos cuentan con un pequeño aseo para uso exclusivo de sus ocupantes. Están colocadas en dos niveles y son estrechas -en promedio, tienen unos 70 centímetros de ancho-, pero son cómodas ya que permiten descansar en posición horizontal.
  • Coche cama: es la alternativa que brinda mayor comodidad e intimidad al viajero, pero también la más cara. Es un compartimento privado, con llave, en el que se habilitan una o dos camas y aseo propio. Sin entrar en las posibilidades de los trenes de lujo, que pertenecen a una categoría distinta, también hay coches cama (o “sleepers”) con baño completo, televisión y minibar. Las prestaciones son similares a las de cualquier hotel estándar. En algunos casos, la cena y el desayuno están incluidos en el precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>