El parque nacional Kruger

Andar todo el día corriendo con rifle al hombro tras leones y cebras y llegar en la noche, sudoroso a una incómoda tienda de campaña… No, no es la imagen de un safari actual.

El parque nacional Kruger cuenta con 20 mil kilómetros cuadrados y cabañas que están más cerca de una suite de lujo que de la idea de un lodge “rústico”, eso sí, sin perder el ambiente de aventura africana.

Los guías especializados pasan a tu cabaña en vehículos 4 x 4 a las cinco de la mañana para observar la fauna, cuya mejor actividad puede apreciarse en las primeras horas de la mañana o en las últimas de la tarde.

Por supuesto que debes salir bien armado… con tu cámara, la idea es fotografiar. A finales del siglo XIX el presidente Kruger fundó esta reserva que después llevaría su nombre con un espíritu de conservación de la fauna.

Hay tours culturales para interactuar con la tribu tsonga y alojamiento en las antojables cabañas de Hoyo-Hoyo Tsonga Lodge.

Otros tours son de observación de fauna salvaje. van de uno a tres días. Quizá el mejor es el que te ofrece la ceremonia de boda con sacerdote, champaña y cena privada en una suite en medio de la selva. Sin duda otra buena definición de una noche salvaje.

Hay para todo presupuesto: lugares de camping y cabañas más económicas. Al final te llevarás en la piel y en los ojos el recuerdo de vivir muy cerca el alma africana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>