10 razones para dormir frente a Central Park

No es sólo el lujo. El Jumeirah Essex House exalta al mundos dos de sus grandes orgullos: la privilegiada ubicación frente al famoso parque de Nueva York y la arquitectura histórica de más 70 años que sigue conservando su espíritu art déco.

  • Está totalmente renovado: Con nuevas instalaciones y servicios de primer nivel en los que se invirtieron alrededor de 90 millones de dólares.

  • Lo mejor de lo mejor: En el World Travel Awards más de 170 mil profesionales del turismo que votaron por su hotel preferido coincidieron en lo mismo: El Jumeirah Essex House es el mejor hotel de negocios de la región Norteamérica y de Estados Unidos.

  • El gimnasio: Aparatos de última tecnología que rebasan las expectativas de cualquier huésped. Muchos de los aparatos tienen televisores individuales. Permanece abierto las 24 horas. Puedes llamar a un instructor personal de yoga o de pilates para que te entrene en tu propia habitación.

  • El spa: Recomendamos un Sodashi Marine Mineral, un tratamiento envolvente de 90 minutos (240 dólares). Además de ser muy relajante, remueve toxinas y estimula el sistema linfático. La fórmula: barro volcánico, hierbas nativas de Australia y extractos marinos.

  • Una cena en el South Gate: La Guía Michelin 2010 de la ciudad de Nueva York recomienda probar el menú de temporada. El restaurante de cocina moderna estadounidense está comandado por el chef Kerry Heffeman. La decoración también es otro estímulo a los sentidos: fue creación del diseñador Tony Chi. El menú de cinco tiempos cuesta 95 dólares. Cocteles desde 14 dólares y copas de tinto desde 12 dólares.

  • Los colores del otoño: Reserva una habitación con vista al Central Park y disfruta de una panorámica pintada en rojos y naranjas desde tu ventana. Para la temporada del cambio de color de las hojas de otoño se diseñaron paquetes que pueden incluir una cena con champaña para dos personas en el South Gate, o entradas al mirador del Rockefeller Center, o el cambio por una habitación superior y un picnic privado en Central Park. En temporada baja la noche cuesta alrededor de 350 dólares, sin incluir los impuestos.

  • La suite presidencial: (Sólo por curiosidad). Es creación de Khuan Chew, el mismo diseñador del costosísimo y excéntrico hotel Burj Al Arab de Dubai. La dimensión de la pomposa suite es de más de 232 metros cuadrados, adornados con una colección de arte de pinturas y fotografías de autores estadounidenses -de mediados del siglo XX a la época actual- e interiores que evocan las décadas de los 20 y 30, mezclados con elementos modernos. Mármol, piel, seda y maderas finas, cuyos aromas impregnan los espacios, abundan en el piso 26 que, entre otras comodidades dignas de un primer mandatario, cuenta con un elevador privado, un mayordomo las 24 horas, sistema de sonido Bowers & Wilkins y productos de baño Cornelia.

  • Arte y cultura :En el lobby hay una exhibición permanente titulada “El corazón de Central Park: imágenes del Central Park de 1858 a la fecha”. Esta muestra se va renovando mediante el programa: Artist-in-Residence, en el que se invitan a varios artistas locales a quedarse en el hotel y realizar trabajos de foto, pintura, escultura y cine, inspirados en el art déco.

  • Audioguías: En coordinación con Centralpark.com se diseñaron en MP3 los Central Park Walking Tours de arte y arquitectura.

  • La hora del té: La costumbre de tomar el té por la tarde se atribuye a una duquesa de mediados del siglo XIX. El hotel sirve tartas, biscuits y pasteles para acompañar el té entre las 15 y las 18 horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>