Mina de Naica.

Enclavada en la falda de una montaña, a 120 kilómetros al sureste de la ciudad de Chihuahua, se encuentra Naica, un infierno con más de 850 metros de profundidad, la principal mina de concentrados de plomo de México y la cuarta más importante del mundo en este mineral.

Para llegar a la mina, que data de 1794, hay que atravesar una carretera que cruza en medio de la hacienda Santa Gertrudis, inmenso rancho propiedad del Ejército mexicano donde los militares adiestran a sus tropas.

Junto a la ladera de un cerro y en torno a la planta minera, se extiende después el pueblo de Naica, con sus 5 mil habitantes, 60% de los cuales obtienen sus ingresos de la explotación, propiedad de la empresa mexicana Peñoles.

De este yacimiento de plomo, zinc y plata se han extraído en toda la historia 35 millones de toneladas de minerales. Actualmente trabajan ahí 420 mineros, 70 empleados administrativos y 130 contratistas.

El ingreso a la mina se hace a través de una boca tenebrosa y en pendiente, que se recorre a bordo de camionetas que se internan en una intrincada red de caminos subterráneos.

La primera prueba del increíble descubrimiento que vendría después se dio en 1910 cuando se halló a 120 metros de profundidad en Naica una oquedad que fue bautizada la “Cueva de las Espadas”, por la formación de cristales de selenita (yeso cristalizado o sulfato de calcio hidratado) delgados y verticales de más de un metro de longitud.

Sus cristales, que recuerdan a la guarida de Supermán, se encuentran petrificados en el silencio y la oscuridad en un espacio que antiguamente estuvo cubierto por agua caliente y que ahora es un sitio mortalmente peligroso.

Las formaciones aparentan ser de hielo, pero la temperatura al interior asciende a 50° C y la humedad a 100% lo que impide a una persona permanecer en su interior más de 10 minutos sin arriesgarse a sufrir un colapso.

La particularidad de la “Cueva de los Cristales” es que nunca antes se había tenido noticias de una cristalización de la selenita como ésta, ya que comúnmente lo hace en forma de prismas y rombos.

Para visitar Naica hay que cubrir ciertos requisitos, lo mejor es llamar a la empresa que opera la cueva y hacer reservaciones. El permiso de visita no está garantizado. www.naica.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>