Sótano del Barro

Uno de los abismos más profundos de la Tierra se encuentra en Querétaro, dentro de la Reserva de la Biosfera Sierrhttp://viajetips.com/wp-admin/post-new.phpa Gorda. Para alcanzar el suelo habría que descender 450 metros de caída libre. Algunos espeleólogos se aventuran en decir que es el segundo más grande del mundo.

El Sótano del Barro también es el último refugio en el centro del país de una colonia de guacamayas verdes.Por eso, ya no es posible descender este enorme agujero, además se requiere de equipo especializado que es difícil conseguir en México.

Las cuerdas y el arnés se cambiaron por una experiencia más contemplativa, idónea para quienes le temen a las alturas y a la oscuridad.

Un bosque de encinos rodea los 200 metros de diámetro de la sima. Las guacamayas planean sobre este paisaje en parejas. “Son muy coloridas, de un azul intenso, con mucho verde y rojo; son elegantísimas y enormes, como de un metro de largo”.

Su protección se ha incrementado debido a que son una especie monógama: si se muere la pareja no vuelven a aparearse en su vida. Sólo pueden procrear uno o dos polluelos al año. Recientemente se llegaron a contar hasta 90 parejas.

La mejor temporada para admirar estas aves es durante la primavera, cuando están empollando, pues entran y salen del sótano en busca de alimento para sus crías.

La mejor hora es el amanecer. Se organizan recorridos de dos horas que inician en la madrugada y salen desde un albergue en la comunidad de Santa María de Cocos. Los excursionistas van cuesta arriba, por un camino muy pronunciado.

A veces les sale una zorra, un zorrillo, un tlacuache, una vívora. El guía alumbra el camino y les “echa aguas” de dónde pisar. Antes de que salga el sol ya están al borde de la sima, a una distancia prudente, por supuesto.

Pueden asomarse, pero nunca verán el fondo; en cambio, escucharán un griterío. De un momento a otro, salen las guacamayas formando un espiral perfecto, batiendo sus alas, gloriosas y más ruidosas que nunca.

Los expertos que alguna vez lograron bajar contaron que en ese inframundo encontraron un bosque y espinas de puerco espín. Margarita dice que no se sabe si el sótano tenga conexión con otras cavernas.

Cómo llegar

Llega a Pinal de Amoles o a Jalpan de Serra (a tres horas y media de Querétaro). Pasan por ti y te llevan al albergue que cuenta con habitaciones privadas. La gente de la comunidad es la que te ofrece servicios de comidas, guía y transportación. Llama al 01 (441) 2960229.
www.sierragorda.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>