Hidalgo un buen lugar para vacacionar.

Llega la temporada de vacaciones y con ella las preguntas: ¿qué hacer? y ¿a dónde ir? Si de lo que se trata es de pasar unas vacaciones divertidas con la familia y los amigos, Carolina González Espinoza, líder del Cuerpo Académico de la licenciatura en Turismo de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), nos recomienda visitar lugares locales, que llenarán las expectativas de todos los gustos.

El estado de Hidalgo ocupa una región privilegiada en el centro de la República Mexicana. Su colindancia con los estados de México, Tlaxcala, Puebla, Veracruz, San Luis Potosí y Querétaro, logra que en la entidad se registren diversos climas, paisajes, grupos étnicos y tradiciones.

Para los interesados en la historia, nuestro estado cuenta con tres zonas arqueológicas en los municipios de Tula, Tulancingo y Tepeapulco, los cuales son una excelente opción para visitar y conocer más sobre los antepasados hidalguenses.

“La zona arqueológica de Tula representa el sitio donde se asentó la cultura tolteca. Su nombre significa Lugar de Tules o juncos, fue la capital del estado tolteca y junto con Teotihuacan y Tenochtitlán, uno de los grandes centros urbanos del Altiplano Central de Mesoamérica, además de ser famosa por las figuras de los Atlantes, guerreros labrados en piedra”, señaló Carolina González.

En el municipio de Tulancingo, para el periodo clásico (200-600 d. C.) es construido el centro ceremonial de Huapalcalco, del cual, en la actualidad, se conserva una pirámide de tres cuerpos y escalinata, al estilo de la cultura tolteca, comentó la académica.

La zona arqueológica el Xihuingo se localiza a tres kilómetros al norte de la ciudad de Tepeapulco y al pie del cerro Xihuingo; corresponde a la época de mayor esplendor de la cultura teotihuacana y podemos fecharla en el periodo Teotihuacan III, de 200 a 500 después de Cristo, reseñó González Espinoza.

De la diversidad con la que cuenta la entidad, la líder del cuerpo académico de la licenciatura en Turismo, recomendó visitar las zonas boscosas del corredor de la montaña.

“Algo interesante de sitios como Mineral de Chico es que podemos disfrutar de su comida. Si deseamos quedarnos, están las casas rurales, un nuevo concepto de hospedaje”, agregó Carolina González.

Otra opción a considerar es el Altiplano Hidalguense, con construcciones como el Acueducto del padre Tembleque, en el municipio de Zempoala, una de las obras hidráulicas más sobresalientes del mundo, con 44 kilómetros desde el cerro de Tecajete hasta Otumba, en el Estado de México.

En Hidalgo, el visitante encontrará las mejores opciones para la aventura, la recreación, la cultura o, simplemente, para descansar. Estos contrastes constituyen su mejor carta de presentación a los ojos de los visitantes nacionales y extranjeros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>