Roma y Condesa con arte

Este es el tercer año que se realiza el corredor cultural Roma- Condesa. Inicia a las 18 horas y finaliza a las 23 horas. El primer paseo se inauguró el pasado 11 de mayo, pero se tienen ya dos fechas más, la de 28 de agosto y la del 7 de diciembre. Familias, estudiantes y artistas podrán visitar galerías de arte contemporáneo, tiendas de diseño y divertirse con espectáculos callejeros.

Ana Elena Mallet, curadora independiente y cabeza del proyecto, dice que la idea inicia a mediados de 1990 con una serie de galerías ubicadas en la colonia Roma que se reunieron con el fin de realizar un proyecto conjunto que, además de incrementar su poder de convocatoria, lograra la recuperación de los espacios públicos y las redes de convivencia de la zona.

En la última década las colonias Roma y Condesa se han convertido en importantes centros de producción artística. Con el fin de volver a poner estos territorios en el mapa y en la mente de los habitantes de la ciudad de México, buscamos revivir aquel corredor, en esta ocasión con un espíritu renovado que permita difundir valiosos proyectos e iniciativas que giren sobre dos vertientes de gran actualidad: arte contemporáneo y diseño.

El recorrido es libre, en cada espacio participante hay un mapa que Ana y su equipo de colaboradores han impreso con los eventos y la programación de esa noche.

Los asistentes lo toman de manera gratuita y recorren los espacios indicados. El mapa se puede bajar del sitio del internet y en otros espacios virtuales. Ponen  un cierto número de camionetas que están dando la vuelta constantemente por el circuito y la gente puede subir y bajar a su antojo visitando los espacios indicados en el recorrido. Además es gratis.

Son más de 40 galerías (Esrawe, Goodbye Folk, Upper Playground y Galería FIFTY24MX. Salón Malafama, EDS Galería, Noiselab, Ochö Store, Conejoblanco, Centro de Cultura Casa Lamm/ Librería Pegaso, Centro Cultural Border, La Miscelánea, Vértigo, Labor, Frontera 96, Suhab, Sicario, Gurú Tienda/ Galería, Dimitri Decoración e Interiorismo, Galería OMR, Destructible y Headquarter, entre otras) y más de 20 restaurantes y bares (Ligaya, Capicúa y Primos, en la Condesa; en la Roma: Broka, Cabiria Ristorante italiano, Fly Mezcalina, Non Solo Pasta, Sobrinos y Club Social Rhodesia y Rosetta), todos ellos con descuentos especiales y otras sorpresas en sus menús.

A lo largo y ancho del paseo hay inauguraciones, performances, conciertos, intervenciones, venta de camisetas y descuentos especiales en artículos de diseño, así como una presentación de nuevas colecciones de ropa. Todo eso se puede consultar en su blog http://corredorculturalromacondesa.blogspot.com, que se actualiza constantemente o en el sitio www.ccromacondesa.com

En esta edición y como otra opción para recorrer la ruta, se ha sumado el proyecto ECOBICI que durante las noches tendrá módulos donde los asistentes podrán inscribir y obtener su credencial de manera inmediata y utilizar este transporte esa misma noche.

Los módulos estarán ubicados en Noiselab (Parque España 47 PB, Entre Veracruz y Juan de la Barrera, Condesa) y en MUCA Roma (Tonalá 51, esquina con Colima en la Roma).

En la primera edición lo visitaron alrededor de mil 500 personas y esperan que este año sean más de 4 mil. Además ya están en pláticas para arrancar esta idea en zonas como Polanco y el Centro capitalino.

Arte en el metro.

Muchos turistas no esperan el metro contando los minutos, sino admirando obras de arte, ya que las redes mundiales de este transporte se han convertido en extensas exposiciones subterráneas donde hay incluso arte vivo.

El arte en el metro se ha vuelto más crítico y experimental para llamar la atención de un público muy amplio y que muchas veces va con prisas.

Algunas ciudades encierran verdaderas joyas: la estación de Chamberí en Madrid, clausurada en 1966, se convirtió en estación-museo en marzo de 2008, y se pueden visitar sus instalaciones tal y como eran. Mientras que la estación de El Retiro esconde una sala de exposición fotográfica: Expometro.

“Arts for Transit”, una rama de la agencia estatal de transporte de Nueva York, emplea a artistas (músicos, fotógrafos, escultores y pintores) para decorar y darle vida a sus estaciones.

Grandes diseñadores como Norman Foster –que diseñó el Millenium Bridge de Londres y la Hearst Tower de Nueva York– han participado en proyectos como el diseño del metro de Bilbao y el de la estación de Canary Wharf de Londres.

La estructura de hierro de la estación de Brin Station en Génova, Italia, fue diseñada por el creador del Centro Pompidou de París, el famoso arquitecto Renzo Piano.

La estación multicolor de Olaias en Portugal es obra del famoso arquitecto portugués Tomás Taveira y un grupo de artistas. Juntos crearon una estación de espectacular estética modernista para la Expo’98.

Es el caso de estaciones como la de Montebello en Lille, Francia, con sus peceras, según explica Bruno Cappelle, de la oficina de turismo de la ciudad.

Atenas tiene un museo subterráneo inspirado en la antigua Grecia. La parada de la Acrópolis, por ejemplo, incluye una exhibición permanente con copias del Partenón y réplicas de esculturas que se exhiben en el Museo Británico de Londres.

Berlín lleva a los transeúntes por un tour subterráneo, mezclando estaciones empapadas de modernismo, posmodernismo, popart y purismo con otras de inspiración histórica como la de Märkisches Museum, salpicada de murales.

El metro de Kiev tiene estaciones surrealistas, como la de Pecherskaya , a modo de nave espacial, mientras que las de Montreal están decoradas con cientos de obras de arte que llenan sus túneles, andenes y vagones.

Arte ecologico.

El artista plástico, Héctor de Anda inauguró hoy su intervención urbana Un río de plástico, con la que recrea la obra de escritores de la talla de Octavio Paz, Nobel de Literatura, Jaime Sabines o Xavier Villaurrutia, entre otros.

Se trata de una propuesta eco-artística que consiste en reciclar material de plástico, básicamente bolsa, para crear una pieza de 90 metros de ancho donde el color, la forma y los textos poéticos de escritores y novelistas dan sentido a este trabajo.

Organizada por el Museo Universitario del Chopo, la instalación fue montada por el artista en la entrada del recinto con este material plástico que desmenuzó y encapsuló en bolsas atadas con cinta para darles distintas formas, hasta obtener más de mil 300 piezas.

La propuesta artística de Héctor de Anda, que podrá ser visitada hasta el 2 de noviembre próximo, busca no sólo recordar a estos destacados literatos, sino también despertar la conciencia sobre la necesidad del reciclar materiales para distintos usos, ya sea estéticos o de cualquier otra índole.

Museo del Chopo
Dr. Atl N. 39, col. Santa María la Ribera
Más información en : www.chopo.unam.mx