Ballenas en el Pacífico Colombiano.

Centenares de ballenas comienzan en esta época del año a llegar al Pacífico colombiano para un ritual en el que se aparean y se preparan para tener a sus crías en aguas cálidas, tras recorrer hasta 17 mil kilómetros.

Se calcula que a estas costas arriban unas mil 200 ballenas que se alojan en los parques naturales de Gorgona, Sanquianga y Utría.

Con la llegada de estos cetáceos también se acercan hasta el lugar multitud de turistas para observar un espectáculo natural que se prolonga hasta finales de noviembre.

Hasta Colombia se acercan cada año seis de las once variedades de ballenas que existen en el mundo: la Azul, el Rorcual común, la Bryde, la Minke, la Sei y la Jorobada o Yubarta.

Estos animales buscan parajes marítimos donde la temperatura de las aguas alcanza los 25 grados centígrados, y ese es el caso de Nuquí, Bahía Solano y Bahía Málaga en Colombia.

Las jorobadas, llamadas así porque arquean el lomo antes de sumergirse, son la especie más acrobática y esa elasticidad se manifiesta a través de saltos, coletazos, aletazos, diferentes posturas corporales y giros en la superficie del mar.

La longitud de estos ejemplares puede llegar hasta los 18 metros; su colorido oscila entre el gris y el negro, presentan un vientre blanco y su peso alcanza hasta 40 toneladas y que pueden ser escuchados a más de 12 kilómetros de distancia.

El avistamiento de la ballena gris

Ya puedes disfrutar a partir de la segunda quincena de enero, el avistamiento de la ballena gris en el litoral del Pacífico de Baja California Sur.

En las lagunas Ojo de Liebre de la Biosfera Desierto del Vizcaíno, así como en los puertos de Adolfo López Mateos y San Carlos, de bahía Magdalena, todo esta lito para llevar a los viajeros al encuentro con la ballena gris.

La laguna Ojo de Liebre es el principal lugar para ver a la ballena gris. Se encuentra en el extremo noroeste del municipio Mulegé, en los límites con Baja California, a un costado de los salares del poblado Guerrero Negro.

En este lugar hay dos áreas de observación: una cercana a la boca de la laguna y otra en la parte interior. En la primera hay tres empresas con siete embarcaciones autorizadas y la segunda tiene cinco embarcaciones.
Únicamentehay un sitio autorizado para campamentos turístico, el cual cumple con todas las normas para el cuidado de esta especie.

En cuanto, a la laguna de San Ignacio hay una sola zona de observación donde operan cuatro empresas con alrededor de 20 embarcaciones menores autorizadeas que también ofrecen campamentos turísticos.

Puerto San Carlos, esta en Bahía Magdalena. Alli trabajan cuatro empresas con 18 pangas que atienden a los visitantes que llegan por cuenta propia a dos campamentos.

Para ir a ver a la ballena gris es necesario levantarse temprano. Antes de que amanezca. Cuando el sol se este asomando apenas, todo esta dispuesto para abordar las pequeñas pangas.
Hace mucho frio, al llegar al punto en donde la orilla se ve lejana, los guías apagan motores y se espera el avistamiento de las ballenas. Y por extraño que parezca, el agua empieza a dejar ver varios cuerpos de ballenas de diferentes tamaños que se arremolinan en la balsa. Pasan de un lado a otros, se acercan, sacan del agua toda la boca hasta el ojo como si estuvieran mirando, se escuchan varios soplidos.
Algunas ballenas se dejan tocar por los visitantes, incluso se pueden ver varias ballenas recien paridas nadar junto a sus ballenatos, hay quienes tienen la fortuna no solo de tocar una ballena si no ser testigos de un apareamiento.

El encuentro con la ballena gris dira alrededor de un par de horas. La temporada de avistamiento concluirá el 15 de abril .

¿Como llegar?
La mejor forma de llegar desde la Ciudad de México es tomar un vuelo a Hermosillos Sonora y continuar en avioneta a Guerrero Negro. En el centro del poblado es posibles contactar con los prestadores de servicios que ofrecen los recorridos por las lagunas Ojo Liebre y San Ignacio.

Aeroméxico
ofrece tambien vuelos a La Paz, desde donde se puede continuar por carretera a Puerto Adolfo López Mateos, que está a 256 kilómetros. El trayecto por carretera se hace en tres horas y medias.