Tailandia, conoce, come y disfruta

Paisajes, playas, hoteles, shopping, spas, masaje, meditación, más playas, comida deliciosa, aventura, todo y más lo tiene Tailandia, un lugar para fortalecer el espíritu y la mente, para asombrarse con su cultura milenaria.

¿Tienes a la mano un mapa? ¿Ubicas ese destino que, primero por lejano y después por inconmensurable no te habías atrevido a marcar para vacacionar y siquiera sumar en tu bitácora de viaje? Muchos cuentan historias fascinantes y divertidas, y refieren que es un lugar donde la vida cambia y al que se tiene que regresar, ¿por qué será?

Tailandia cuenta con abrumadores 514,100 kilómetros cuadrados de extensión y está conformada por 76 provincias, entre las que se cuenta su capital, la bulliciosa y famosa ciudad de Bangkok, una parada obligada en tu itinerario.

En Tailandia se habla Taí, su población la encabezan las etnias Thaí y Lao, pero también es común encontrar comunidades chinas y malayas. Un dato muy importante, que te servirá para comprender la base de la cultura que estás conociendo, es que el 95% de los tailandeses son budistas; el budismo ha sido, desde tiempos inmemoriales, la religión nacional. Pronto te darás que cuenta que no es lo único que ha perdurado y que es eso, el respeto por su pasado, lo que la hace aún más bella y mística; en una palabra, exótica.

Este es el mejor momento para que alistes la maleta, bueno, en realidad desde el mes de noviembre y hasta el mes de febrero tienes tiempo, sobre todo si quieres aprovechar y disfrutar de un clima templado cercano a los 25°, lo cual permite que el grado de humedad no te desespere y, créeme, puede llegar a hacerlo. Debes saber que el clima en este lugar del mundo es tropical, muy húmedo y caluroso. Si planeas tu viaje de marzo a mayo, sortearás temperaturas cercanas a los 30°, si bien te va. Ahora bien, viajar a Tailandia de junio a octubre te dará una idea de cómo llueve en la zona y de los pesares que la humedad, que pueden ocasionar un tortuoso bochorno durante tu viaje, sobre todo si tu destino son las enigmáticas playas.

Si te animas a viajar en onda backpack toma en cuenta las temporadas, son excelentes tips si quieres que tu viaje sea como lo imaginas.

¿Donde pasar la noche en Tailandia?

Contándote que los tailandeses son cálidos y hospitalarios, su carácter parece ser muy relajado y siempre tienen una sonrisa y actitud serena; luego, pues claro que por el lugar dónde dormir, puedes hospedarte con mucho estilo o darle estilo al lugar donde pernoctar. La primera opción siempre la he pensado para aquellos viajeros que sólo quieren relajarse y disfrutar; la segunda, para aquellos a los que les toma por sorpresa sentirse relajados después de la aventura.

Te sugiero establezcas tu base en Bangkok, que tiene una gran opción de hoteles de todas las categorías, desde los más opulentos y lujosos hasta los que son menos, pero no por ello poco confortables. En todos, invariablemente, recibirás una cálida bienvenida.

Cuando elijas el hotel, no sólo piensa en precio, sino en ubicación: jardines, en el centro de la ciudad: el corazón de los negocios, las compras y entretenimiento, pero francamente no debes desaprovechar la oportunidad de hospedarte en las provincias de Pattaya, Phuket, Samuim, Chiang Mai, Hua Hin, los principales destinos de playas de aguas cristalinas donde practicar el buceo o snorkel y donde la estancia en fabulosos resorts hace aún más ricos los días en las islas.

Si te gusta mucho visitar los pueblitos, también encontrarás casas de huéspedes muy confortables.

Lugares de visita obligada en Tailandia

Tailandia cuenta con una larga historia en el uso de medicina tradicional, tratamientos y, sobre todo, la práctica de la meditación budista. No desaproveches la oportunidad y haz que tu viaje valga doblemente la pena visitando y dejándote envolver por el ambiente y todas las cualidades beneficiosas que un balnerario te ofrece: desde la más deliciosa y profunda relajación, hasta la completa sensación de bienestar físico y mental. Nada mejor para recargar pilas, revivificar la mente y el cuerpo, y regresar a nuestro lugar de origen, renovadas.

La visita a uno de los muchos balnearios en Tailandia es descubrir lo mejor de las costumbres holísticas antiguas acompañadas de comodidades modemas.

En la capital es donde el paraíso de las compras tiene lugar, sobre todo si eres de esas mujeres que siempre dejan un espacio en el viaje para darse una vuelta por los grandes malls, plazas y bazares. Bangkok es asombroso en ese sentido, pues un grupo de talentosos diseñadores tailandeses se ha inspirado en las artesanías tradicionales y han aplicado nuevas formas y estilos antiguos para la transformación de telas, piedras y metales preciosos, madera, barro y materiales sintéticos en ropa contemporánea, accesorios de moda, joyas, muebles, en fin, todo lo imaginable. No dejes de aventurarte por las calles, los bazares, singulares émulos de nuestros tianguis y ofrecen tanto a la vista como a nuestra fascinación chacharera, una oferta singular.

¿Dónde comer en Tailandia?

La comida tailandesa es un viaje por sí solo, es una confluencia de sabores y aromas distinta e increíble. La gran variedad de ingredientes y la asombrosa presentación de los platillos hacen sentirse satisfechos sin siquiera haberlos probado. No por nada la comida en este lugar es considerada como una de las más ricas de todo Oriente.