Documentos necesarios para su viaje a Cuba

Todos los viajeros deben poseer un pasaporte a su nombre, con fecha de validez de al menos 6 meses. Los que viajan como turistas deben poseer una tarjeta o visa turística, que se adquiere en los consulados cubanos, y en las agencias de viajes o las líneas aéreas autorizadas para esto.

La tarjeta o visa turística resulta válida para una entrada y salida a Cuba y tienen una duración de 30 días, a partir de la fecha de llegada a Cuba, con facilidad de ser prorrogable por otros 30 días.

Si desea prorrogar su visa turística puede hacerlo en la Dirección de Inmigración y Extranjería ubicada en la calle 20 e/ 3ra. y 5ta., Miramar, La Habana; pagando 25 USD en sellos timbrados que se adquieren en cualquier sucursal del Banco de Crédito y Comercio.

Los que viajen por asuntos de negocios, estudios, periodistas en funciones de trabajo o para estancias prolongadas deberán solicitar la visa en la embajada o el consulado cubano de su país de residencia.

En el caso de los ciudadanos nacidos en Cuba (No Residentes) deben solicitar un Permiso de Entrada en la embajada o consulado cubano de su país de residencia, el cual será tramitado por la Dirección de Inmigración y Extranjería de Cuba.

Los residentes en Estados Unidos (No nacidos en Cuba), deberán adquirir previamente la tarjeta de turista en la Sección de Intereses de Cuba en Washington o en una agencia de viajes que la haya comprado a ésta.

La Habana Vieja

la habana

Cada invierno, turistas llegados de gélidos países llenan las soleadas calles y plazas coloniales de La Habana Vieja. Beben mojitos en La Bodeguita del Medio, comen en los restaurantes de la Calle Obispo y se hospedan en pintorescos hoteles que recuperaron su gloria pasada gracias a una masiva restauración emprendida por el Gobierno en el centro histórico de La Habana.

Pero si caminan unas cuadras más allá y se sumergen en La Habana Vieja encuentran calles llenas de pozos flanqueadas por edificios semidestruidos y sin pintar donde la historia no es recreada, sino que vive una continua decadencia.

Con sus dos diferentes caras este sector es el corazón del turismo cubano y símbolo de los problemas de la capital. La Habana, fundada en 1519 por los españoles a orillas de una bahía, es un lugar donde el pasado está intacto, pero miles de sus edificios históricos están amenazados por la negligencia y la incapacidad del Gobierno por preservarlos.

Es una carrera contra el tiempo y el tiempo está ganando, a excepción de La Habana Vieja, donde más de 350 edificios se restauraron en una operación dirigida por el historiador Eusebio Leal.

El objetivo actual en Cuba es que de los muchos turistas que llegan, unos 2,42 millones en el 2009, la mayoría regresen al destino.

El Cabaret Tropicana celebra 70 años

tropicana

El famoso Cabaret Tropicana de La Habana, uno de los símbolos del espectáculo y la música cubana en el mundo, celebra hoy 70 años, todavía como una de las principales atracciones turísticas de la isla.

Medios oficiales recuerdan hoy que Tropicana es una de las vitrinas de la cultura cubana para el turismo que llega a la isla, y es visitado cada año por unas 150 mil personas, la mayoría de Reino Unido, España, Alemania, Francia e Italia.

Su espectáculo reúne un elenco de 300 músicos, bailarines, cantantes y acróbatas, y mezcla ritmos tradicionales cubanos como el danzón, la rumba, el chachachá, el mambo, y el son, con otros como el jazz latino y la samba.

Conocido como el “paraíso bajo las estrellas“, el cabaret fue inaugurado en 1939 y entre los que por allí han pasado figuran Ava Gadner, Marlon Brando y Nat King Cole.

Luego fue convertido en un cabaret-casino del que eran habituales varios miembros de la mafia estadounidense, hasta que en 1959 triunfó la revolución de Fidel Castro contra la dictadura de Fulgencio Batista.

En los últimos años el Tropicana ha acogido varios acontecimientos, como la filmación de la coproducción cubano-española “Un paraíso bajo las estrellas”, que recrea desde la ficción sus noches de glamour, o la celebración de las galas especiales del Festival del Habano.

En 2001, el entonces presidente Fidel Castro asistió con su uniforme verde oliva a una cena de gala del Festival de los puros cubanos en ese cabaret, el mismo día en que el cantante Compay Segundo recibió el premio “Hombre Habano”.

Este año trascendió que durante su visita oficial a la isla, el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, incluyó en su agenda una noche en Tropicana.