Noche de Museos en el Distrito Federal

Museos e instituciones ubicados en el Centro Histórico mantendrán sus puertas abiertas a los visitantes en un horario especial de 19:00 a 22:00 horas como parte de la Noche de Museos este 27 de octubre y los miércoles de siguiente mes.

Como parte del programa Noviembre Mes del Patrimonio habrá actividades relacionados con el Centenario de la Revolución Mexicana en horario nocturno.

El acceso a la mayor parte de las actividades no tiene costo, y aquellos museos que cobran, ofrecerán un precio especial.

Para facilitar el traslado de los visitantes, dos tranvías recorrerán un circuito que abarca los recintos participantes; su costo es de 37 pesos.

A través de este paseo, los usuarios podrán descender en el recinto de su elección y volver a tomar el tranvía una hora después para completar el recorrido, o bien trasladarse a otro recinto.

Los museos que participan en esta edición de agosto son: Museo del Estanquillo, Museo Mexicano del Diseño, Antiguo Palacio del Ayuntamiento, Museo de la Ciudad de México, Catedral Metropolitana, Antiguo Palacio del Arzobispado, Galería de la SHCP.

Así como el Museo Archivo de la Fotografía (MAF), Centro Cultural de España, Archivo Histórico del Distrito Federal Carlos de Sigüenza y Góngora, Centro Cultural Donceles 66, Antiguo Colegio de San Ildefonso.

El Teatro del Pueblo, Palacio de la Autonomía, Museo del Palacio de la Escuela de Medicina, Centro Cultural del México Contemporáneo, Museo del Ejército y Fuerza Aérea, Museo Nacional de Arte, Museo del Telégrafo, Museo Franz Mayer, Museo Nacional de la Estampa, Laboratorio Arte Alameda y Museo Mural Diego Rivera.

Durante el mes de noviembre, el programa continuará todos los miércoles en el mismo horario.

El Distrito Federal.

La ciudad de los palacios ofrece una gama extensa y única de cultura, museos y diversión.

A pesar de ser la entidad más pequeña de la República Mexicana, el Distrito Federal, capital del país, es la ciudad más grande y compleja del mundo. Sin lugar a dudas se trata de una ciudad verdaderamente atractiva, pues abarca historia, cultura y diversión para todos los gustos.

En ella se pueden distinguir y disfrutar las huellas arquitectónicas de su pasado prehispánico y virreinal, así como modernos edificios.

Sus orígenes se remontan a 1325, cuando los mexicas descubrieron el islote central del lago de Texcoco, donde habrían de establecerse para levantar un poderoso imperio, el cual sucumbiría ante el embate del conquistador español Hernán Cortés.

La Colonia dejó magníficos templos, conventos y palacios, a tal grado que fue conocida, precisamente, como “la ciudad de los palacios”.

La infraestructura del Distrito Federal es completísima; tiene conexiones aéreas y terrestres con toda la República; hoteles, restaurantes, centros de diversión, cines, teatros e infinidad de museos.

Parroquia y Convento de San Andrés Mixquic

La población de San Andrés Mixquic, se localiza en la Delegación de Tláhuac, en el Distrito Federal; como muchos pueblos del Valle del Anáhuac, Mixquic fue fundado por los mexicas, después de haber desecado algunas tierras ocupadas por las aguas del lago de Xochimilco.

En el año de 1536, llegaron a Mixquic los frailes agustinos, Jorge de Avila y Jerónimo de San Esteban, fundadores del Templo y Convento, cuyas primeras edificaciones fueron una pequeña capilla y una casa con techos de paja. Con el tiempo se les hicieron diferentes adaptaciones y nuevas construcciones, hasta llegar a ser una gran iglesia de tipo basilical, con tres naves saturadas de hermosas decoraciones, recubiertas en dorado y grandes y valiosos cuadros al óleo en las paredes.

El Convento, que fue la sede de la Orden de los Agustinos para la Evangelización de los indígenas, quedó edificado en un solo nivel y un gran patio jardín, actualmente parte del Convento es un Museo con interesantes piezas prehispánicas, entre las que sobresalen: la escultura labrada en piedra de la Diosa de la Vida y de la Muerte “Mixquixtí”, una interesante figura del mensajero de los dioses Chac Mool, calaveras talladas en piedra, aros para el juego de Pelota y otros.

Mucho antes de la llegada de los frailes a esta población se efectuaban ceremonias en honor de los difuntos, al implantar los misioneros las ceremonias religiosas del 1 y 2 de noviembre, para recordar a los muertos se unificaron los actos ceremoniales a los desaparecidos que les hacían los indígenas realizándose ceremonias muy importantes en el panteón, que se encuentra en el atrio de la parroquia, en todas las casas de la población se generalizó la costumbre de poner los espectaculares altares de los Días de Muertos.

Estos actos religiosos han logrando una fama que ya sobrepasó las fronteras de México, ahora para asistir a presenciar los honores que se les hacen a los difuntos, llegan muchos visitantes de diferentes partes del mundo a este pueblo.

Mixquic es un destino obligado para quienes se interesan en conocer joyas de la arquitectura colonial y adentrarse en las raíces de nuestra mexicanidad, porque aquí encuentran muchas satisfacciones.

Las personas que visiten Mixquic, pueden conocer y pasear en trajinera en el lago de los reyes aztecas, que se encuentra muy cerca y además, saborear los exquisitos dulces hechos con amaranto (alegría), la pequeña semilla sagrada de los aztecas y probar los sabrosos helados de todos los sabores imaginables.

Se llega a este sitio desde la ciudad de México, tomando el camino a Xochimilco, para después seguir por la carretera que pasa por el bosque de Natívitas, para seguir por donde indican los avisos hasta arribar a Mixquic.

Artesanias en el Distrito Federal.

En pleno centro de la ciudad de México, junto a la catedral metropolitana, se encuentra con un hallazgo arqueológico azteca: el Templo Mayor, donde piezas únicas como la diosa de la muerte (Coyouchautli) se deja ver en un museo contemporáneo, que se construyó a su derredor. Obras arquitectónicas preclásicas como Cuicuilco, que es una de las pocas pirámides circulares en Latinoamérica y se encuentra en el valle de México.

Después de la colonización, el país se llenó también de cosas hermosas que aceptamos como nuestras. En cada uno de nuestros estados contamos con una plaza central clásica de la Colonia, pero también éstas siempre son enmarcadas por la iglesia principal o catedral del estado. Algunas, únicas en su estilo como la catedral de San Luis Potosí, donde se unen culturas autóctonas como los huicholes y cruces e imágenes religiosas de ese tiempo. Y que decir de nuestras playas, que enmarcan nuestra República Mexicana.

Hoy por hoy contamos con manos artesanas de cada uno de los estados de México, que representan nuestras costumbres que no dejaremos olvidar. Artesanías que pasan de mano en mano familiarmente, donde los abuelos enseñan a hijos y nietos la tradición de la artesanía que nos da nombre cultural a nivel mundial.

Podríamos hablar de 32 estados y sus artesanías, pero me iré sólo a algunas más conocidas y contundentes: el barro negro de Oaxaca, la talavera de Puebla, la platería de Taxco, ropas del Istmo etc.

Pero lo mas importante es que en este recorrido por el México turístico, contamos con un centro artesanal en pleno corazón de la ciudad que se ha mantenido en pie 40 años, auspiciando a cada uno de los artistas del país y donde podrán encontrar toda la variedad de la artesanía de la República en 24 mil metros cuadrados. Las ruinas, las plazas e iglesias permiten al turismo deambular por todo este colorido que caracteriza el México, lugar turístico por excelencia.

El Centro Artesanal Buenavista les da la más cordial bienvenida y los espera con sus puertas abiertas de 9 a 18 hrs. todos los días del año, en Aldama 187, colonia Guerrero.

Plaza Chimalistac, Distrito Federal.

plaza

La avenida Insurgentes, esquina con Miguel Ángel de Quevedo, es el punto de inicio de un relajado paseo familiar dominical; sobre esta última puede dejar el automóvil y empezar la caminata.

A principios de la época colonial, Chimalistac era propiedad de Juan de Guzmán Ixtolinque, quien tenía en estos terrenos una gran huerta que fue vendida (dos terceras partes) a los carmelitas, al fallecer. Con esta adquisición, los frailes ampliaron los terrenos pertenecientes al convento de El Carmen (San Ángel), al paso del tiempo una parte de la huerta se fraccionó y fue vendida, formándose lo que actualmente conocemos como la colonia Chimalistac. Por fortuna, esta zona conserva —al igual que San Ángel— su aspecto pintoresco, debido a que los vecinos mantienen el uso tradicional de materiales como la cantera, madera y piedra volcánica en el diseño de sus casas, sumado a la vegetación y calles empedradas que logran preservar en conjunto el espíritu apacible de esta zona de la ciudad.

Nos adentramos por la calle de Chimalistac, y antes de acceder a la plaza, lo invitamos a conocer el monumento al general Álvaro Obregón, ubicado en un amplio jardín conocido como el Parque de la Bombilla.

Cómo llegar:
Sobre Av. Insurgentes, en la estación La Bombilla del Metrobus. Atravesar la avenida en dirección al Parque La Bombilla, donde se encuentra el Monumento a Obregón. Caminar sobre Av. de la Paz, hasta llegar a Av. Miguel Ángel de Quevedo.

Por el Sistema Colectivo Metro, en la estación Miguel Ángel de Quevedo de la línea 3 Universidad-Indios Verdes.