Tren Eléctrico Urbano

Por segundo año consecutivo, el Tren Eléctrico Urbano en Guadalajara se viste de Fiestas de Octubre; dicho diseño cuenta con algunas imágenes del elenco artístico que se presentará en el Foro Principal, la placa del 45 aniversario y alguno que otro objeto tradicional mexicano.

“La idea de la publicidad en el tren, es una idea que hasta cierto punto ya no es novedosa, porque está a la vista de todos, pero no hay duda de que el ver algo de publicidad en el tren, despierta la curiosidad de que hay algo más y por supuesto que este colorido tren de las Fiestas de Octubre, no nos deja quedar mal realmente”, expresó esto el licenciado Jorge Méndez, director del Siteur, a los representantes de los medios de comunicación.

En el 2009 la Línea 1 transportó a 40 millones 665 mil usuarios en sus 19 estaciones. “En lo que va de las Fiestas 2010, hemos tenido muy buena respuesta de la gente con llenos totales; Fiestas de Octubre ya no es lo mismo que todos los años y eso se reflejó en los números del 2009, ahora esos números me caen gordos, pero si seguimos así como empezamos, fácilmente lo podremos superar”, agregó por su parte el licenciado Amador.

También como en otros años, los horarios del tren se ampliaron hasta la una de la mañana, para brindar un mejor servicio a los ciudadanos que disfrutan de la feria.

La inauguración del tren conmemorativo, corrió a cargo del licenciado Genaro Amador Hernández, director del Patronato de las Fiestas de Octubre, en compañía del licenciado Jorge Méndez Gallegos, director del Sistema de Tren Eléctrico Urbano, mismos que quedaron muy satisfechos con el diseño que a partir de hoy los jaliscienses podremos apreciar.

Mazamitla, Jalisco.

Mazamitla se localiza al sur del estado de Jalisco a 122 km de la ciudad de Guadalajara. Este bello pueblo de montaña, arropado por un inmenso manto de bosques y arroyos cuenta con una fresca temperatura anual que ronda los 21°C, y tiene todos los servicios necesarios para hacer de su visita toda una experiencia inolvidable.

El emblema arquitectónico de Mazamitla es la Parroquia de San Cristóbal localizada en la Plaza Principal del pueblo sobre una base piramidal. Sorprende su peculiar estilo ecléctico con influencias del lejano oriente y el frontón rectangular que tiene un reloj al centro. Toda la construcción como gran parte del pueblo es de color blanco con detalles en rojo, lo que le da un carácter muy especial a todo el poblado.

Aquí en Mazamitla, “lugar donde se cazan los venados con flechas”, según la lengua náhuatl, el contacto directo con la naturaleza es parte de la cotidianeidad. El Cerro del Tigre es un excelente mirador natural a 2,800 msnm desde donde se observa parte del estado de Michoacán, poblados como Valle de Juárez y El Sabino, enmarcados por el inmenso lago de Chapala.

En el área residencial Los Cazos se vive el ambiente campestre y alpino del pueblo. Entre cabañas de estilo europeo y caminos en medio del bosque se encuentra el Jardín Encantado por donde pasa un bello arroyo atravesado por puentes curvos y con simpáticos quioscos de paja. La espectacularidad de este sitio está en cada una de las bellezas naturales, después de una agradable caminata, al paso se encuentra una hermosa caída de agua entre roca basáltica de aproximadamente 35 metros de altura conocida como El Salto, perfecta para un revitalizante paseo por el campo y practicar el excursionismo.

El Parque Municipal La Zanja es un hermoso bosque muy cerca del pueblo, idóneo para un agradable día de campo en compañía de la familia, cuenta con juegos infantiles, terrazas y asadores. Los habitantes de Mazamitla realizan un paseo tradicional cada 17 de septiembre con motivo de las fiestas patrias.

Dada la privilegiada ubicación que tiene este pueblo, es posible tener vistas panorámicas increíbles desde muchos puntos estratégicos y uno de especial belleza es El Tabardillo, con un mirador estupendo para fotografiar todo el pueblo, el volcán, la sierra circundante, y llegar a observar en la lejanía el Nevado de Colima.

¿Cómo llegar?
Se encuentra a 122 km de Guadalajara, la capital del estado.
En automóvil. De Guadalajara, llegar por la carretera 54 con dirección a Colima, al pasar Ciudad Guzmán, tomar la carretera 110.

Festividades

  • Del 14 al 24 de febrero: Fiestas taurinas, que consisten en serenatas, baile tradicional, corridas de toros, desfile charro, jaripeos y variedad por las noches.

  • Del 27 al 30 de marzo: Fiesta por la fundación de Mazamitla, se realizan un sinnúmero de eventos deportivos y actividades culturales.
  • Último fin de semana de julio: Con danzas, altares, misas, fuegos pirotécnicos y serenatas se festeja a San Cristóbal, patrono del pueblo.

Los típicos sabores de Mazamitla se perciben en deliciosos y peculiares platillos con ingredientes cien por ciento mexicanos. Sólo hay que asomarse a la cocina y probar el clásico borrego al pastor; el bote, jugoso caldo de tres carnes y pulque; los frijoles puercos, las corundas, la capirotada, el mole de olla y el menguiche, deliciosa crema acompañada de tortillas recién hechas. Sería un error no acompañarlos de un exquisito y aromático ponche de frutas, atole de aguamiel y pulque. Por si fuera poco, nos espera el dulce de calabaza, la chilacayota, la cajeta y pellizcos de durazno para concluir con el banquete.

Comer en Guadalajara.

  • En el  barrio Mexicaltzingo, a cinco minutos del centro histórico y en cuyo mercado están los mejores tamales estilo Tuxpan, de toda Guadalajara. Es don Jaime Coba, quien desde hace más de 10 años vende los de elote, piña y carne; 300 diariamente. Está abierto de las cinco a las 17 horas. Su precio es de 17 pesos y más vale acompañarlos con un atolito de masa.
  • La otra opción irreprochable es la de la torta ahogada (22 pesos): un birote que se rellena con carnitas de puerco y se cubre con una salsa de chile de árbol con cebolla morada. Para quienes no tengan entrenado su paladar, pueden pedirla sólo con un caldillo de jitomate. Las más famosas están en la calle Las 9 Esquinas, donde anteriormente se unían nueve ríos y hoy lo que corre son cientos de familias hambrientas y muchos visitantes deseosos de curtir su paladar y llenar su estómago.
  • El tradicional tejuino, bebida hecha de masa fermentada, jugo de limón, hielo y piloncillo, de venta en una de las esquinas de este barrio. Hay de varios tamaños, el chico es de seis pesos.
  • El Compadre, al fin que está a un lado. Aquí puedes comer un plato especial desde 40 pesos y rematar con una jericalla, el postre jalisciense por excelencia hecho con gelatina de huevo y leche, dicen que se inventó en el Hospicio Cabañas y que con eso las monjas alimentaban a los niños. Un vaso te vale nueve pesos.

  • La Fonda de San Miguel Arcángel, abierta desde 1996. Aquí te puedes quedar hasta que el día termine. Su especialidad es la alta cocina mexicana, además de sus leyendas de fantasmas. Está dentro del primer convento la ciudad y su decoración es 100% arte mexicano. De entrada pide un pan de plátano con mantequilla. Luego debe venir la sopa de tortilla y finalmente los camarones al tequila o una pechuga San Francisco. El costo por comensal va desde los 120 pesos.

Ajijic, Jalisco.

Ajijic, esta localizada a 30 minutos desde Guadalajara. En esas fechas los vecinos de las aldeas cercanas agradecían por la buena cosecha del año.

El detalle principal del mural es su parte inferior, que muestra a varios oferentes que representan a la población de la ribera y que sus rostros son de verdaderas personas de la comunidad. Para ello se inclinó por el realismo.
Después viene su plaza con un quiosco de estilo francés y muchos extranjeros, en su mayoría estadounidenses, que caminan y saludan a otros en español.

El 30% de los habitantes de Ajijic es extranjero. Y se puede comprobar al bajar por su calle principal. Ahí se concentran restaurantes italianos, franceses, cubanos y argentinos que hacen gala de su fama. Muchas familias de Guadalajara vienen aquí los fines de semana a degustar sus platillos.

Una opción es hacer una caminata y subir el cerro que está a espaldas de la plaza y llegar hasta la cruz (una hora a paso normal) y hacer varias tomas fotográficas de la panorámica.

Después de cualquier opción, hay que caminar por sus calles, sobre todo por las que te llevan al lago. Las fachadas de las casas y tiendas de artesanías están pintadas de colores vivos o con murales que son de los extranjeros que quieren hacer del lugar su México particular.

Comer aquí está muy fácil, por ello no tendrás que preocuparte. Pero después de eso hay que dar un paseo por su nuevo malecón, rodeado de banquitas y señores con globos que hacen felices a los niños.

Como a eso de las seis de la tarde, una marimba pone a cantar a algunos que aprovechan los últimos rayos de sol.

Tlaquepaque, Guadalajara.

Tlaquepaque es uno de esos lugares con los cuales los amantes de ir de compras sueñan. Este suburbio de Guadalajara es un “deber” en todas los itinerarios de los vacacionistas. Hay  personas que han recorrido medio mundo solo para ir de compras en Tlaquepaque.

El área principal ha sido cerrada al tráfico vehicular así que puedes dar un paseo y hacer tus compras sin prisas. Las tiendas especializadas se encuentran por todas partes. En este ambiente libre de tráfico vehicular, más de trescientas pintorescas tiendas te harán experimentar, un verdadero placer.

Este pueblo, aparentemente pequeño ofrece una increíble variedad de artículos a muy buen precio tales como artículos de gran calidad elaborados a mano, todo, desde cristalería fina hasta muebles, y casi todo lo que te puedas imaginar.

Planea pasar al menos un día completo en Tlaquepaque. Si las compras son el propósito principal de tu viaje puedes incluso pasar una o dos noches en uno de las posadas bed & breakfast.

Toma tu tiempo y explora las tiendas que realmente te interesen. Has tiempo para disfrutar de un fabuloso almuerzo en los restaurantes en las aceras o en los patio cafés. Unas cuantas tiendas cuentan con sus propios restaurantes así que si te apetece, puedes hacer algunas compras mientras almuerzas.

Los mariachis tocan en muchos restaurantes y plazas. Tlaquepaque dice ser la casa original del mariachi, aunque esto también lo clama otro pueblo, Cocula, el cual también se encuentra en el Estado de Jalisco.

El Parían en Tlaquepaque fue construido en 1878, es una cantina en una manzana completa, que ofrece botanas, comidas y margaritas muy frías. También existen algunas tiendas, pero la atracción principal ( por las tardes y noches) son los mariachis.

El Parían es un buen lugar para descansar y disfrutar del encanto local, después de un largo día de compras.

Existen numerosas compañías que ofrecen recorridos guiados por Tlaquepaque, pero tomar un taxi es probablemente tan fácil, como un guía no es realmente necesario.