Fin de semana en San Miguel de Allende

De los poblados que se han nombrado “PueblosMágicos”, San Miguel de Allende es uno de los favoritos del turismo, de manera especial entre los jóvenes.

Tan sólo tres horas lo separan de la ciudad de México, 45 minutos de Querétaro y 60 minutos de León, lo que lo convierte en punto de reunión de turistas del centro del país .

La zona, poco explorada por lós aztecas, durante la conquista española fue conocida como territorio chichimeca, lo cual equivalía a tierra agreste y dificil de poblar.

Pero la sed del oro de las minas de Zacatecas logró fundar una serie de ciudades que conectaron la región minera de la Nueva España con la capital del virreinato.

Ese pasado de abundancia nos dejó tesoros arquitectónicos que igual abarcan iglesias que sendas casas con patio central

La vida bulle

Los turistas estadounidenses lo descubrieron desde hace pocos años, muchos han adquirido las casas de los cerros cercanos y tienen la mejor panorámica de la ciudad.

Por la mañana se puede desayunar en los portales del zócalo, la panorámica es una postal de la tranquilidad de provincia.

Apenas cruzar la calle, se encuentra la que fue casa natal de Ignacio Allende, prócer de la Independencia. Hoy es un museo. Su interés como casa del héroe y arquitectura es indiscutible, pero la museografía y la vaguedad de la temática deja qué desear.

Dado el alto poder adquisitivo de una buena parte de sus visitantes, abundan las galerías donde se puede adquirir pintura y escultura mexicana contemporánea.

Para comer, La Grota ofrece, a más de buena comida italiana, un excelente servicio. Si el gusto va por comida mexicana, Hacienda Los Laureles es una buena opción.

Para la noche, apunta en tu lista antros por visitar como el “El grito” y el “Mamma mía”.

¿Qué visitar en Guanajuato?

En ocasiones cuando estamos de  viajes, visitamos los lugares más populares o conocidos, pero ya qué estas en Guanajuato, no puedes dejar de visitar estos lugares.

Teatro Juárez
Construido entre 1872 y 1903 e inaugurado por Porfirio Díaz, luce una fachada ornamentada con ocho columnas en estilo dórico-romano; en contraste, el salón “fumador” está decorado estilo art noveau.

El Templo de San Diego.
Tiene un particular estilo barroco y dentro encontramos pinturas que datan del siglo XVIII, además de una imagen de La Purísima Concepción del año 1735.

Basílica de Nuestra Señora de Guanajuato.
Con una fachada de estilo barroco, fue construida entre 1671 y 1696. En su interior resguarda la figura de la virgen patraña de la ciudad, regalo que el rey Carlos I de España hizo a su hijo Felipe II en el año de 1557, como un gesto de gratitud hacia Guanajuato, ya que de sus minas se mandaban impresionantes  tesoros a la corona española.

Palacio legislativo.
También una reliquia, ya  fue construido en 1753 y aunque de fachada barroca, su interior está influenciado por estilo art noveaut. Albergo anteriormente  a los tres poderes del estado y ahora es sede del Poder Legislativo de Guanajuato. Fue inaugurado por el general Porfirio Díaz.

Templo de la Compañía: Con un estilo churrigueresco y pintado en rosa pálido, luce una cúpula estilo neoclásico que data de la segunda mitad del siglo XIX, ya que la original se desplomo en 1808.

Guanajuato

Guanajuato es un lugar mágico,  su vida corre entre  túneles, callejones empedrados, sus plazas llenas de flores, fuentes y pájaros cantores, con colorida arquitectura, mezcla de barroco y neoclásico; uno se deja llevar por sus calles estrechas, por sus balcones y sus escaleras coloniales.

La Ciudad de Guanajuato, capital cultural de la región del Bajío, en el centro de México, es uno de los destinos más encantadores de la República Mexicana, que no debes dejas de visitar. Guanajuato fue declarado Patrimonio de la Humanidad su magnífica arquitectura de sus edificios construidos durante la época colonial.

¿Que visitar?
Visita la Basílica de Nuestra Señora de Guanajuato o el Templo de San Diego donde podrás ver  muestra del arte barroco novohispano .  Si quieres revivir  la época de la Independencia visita  la Alhóndiga de Granaditas o el Monumento al Pípila.

Visita el Callejón del Beso; recorrerá los túneles subterráneos que comunican a la ciudad de un lado a otro o disfruta de la tranquilidad que ofrecen sus plazas y fuentes como la del Baratillo, donde se puede conseguir lo mejor de la artesania de la Ciudad.

En Guanajuato  se realizan también actividades culturales de calidad internacional como el Festival Internacional Cervantino, evento que reúne a gran cantidad de artistas para presentar diferentes disciplinas del arte y la cultura, en sus calles y plazas o en el renombrado Teatro Juárez, el más bello e importante de sus recintos.

Lugares que no debes dejar de visitar como el Museo de las Momias, el  santuario del Cristo Rey del Cubilete, donde también podrá practicar el vuelo en parapente. Finalmente, la ciudad le permitirá recorrer la ruta del sabor que desde Celaya hasta San Miguel de Allende la han convertido en una importante meca gastronómica.

Guanajuato tiene muchas capas debajo de la superficie. De hecho, todos los edificios del centro, particularmente aquellos construidos a lo largo de la Avenida Hidalgo (antiguo cauce de desagüe construido para librar a la ciudad de la furia de las aguas, que por este medio eran conducidas a la actual Subida de Pozuelos y hoy conocida como Calle Subterránea) tienen enormes murallas de más de cuatro metros de altura desde el nivel del piso hasta el nivel donde se encuentra el primer piso de las casas.

Existen varias leyendas en Guanajuato relativas precisamente a aquellos cuartos y pasajes secretos, olvidados de la gente. Una de esas leyendas habla del músico que fue contratado por el diablo para tocar en un elegante salón subterráneo, o de los monjes fantasmas que deambulan por las crujías y las antiguas celdas sepultadas del antiguo monasterio de San Diego, o la versión local de La Llorona, que dicen se aparece en los túneles que conducen a Alonso y al Jardín Unión