Izamal

La antigua ciudad de Izamal, considerada uno de los ‘Pueblos Mágicos’ de México, espera lograr una ocupación del 80 por ciento de su capacidad instalada en la actividad turística durante el próximo periodo vacacional de verano.

El alcalde con licencia de esa localidad, Roberto Rodríguez Assaf, expuso que los prestadores de servicios de esa antigua ciudad colonial, tienen una expectativas muy altas en la próxima temporada.

‘A pesar de la crisis económica mundial y los efectos del Campeonato de Sudáfrica, Izamal espera una buena afluencia turística que ocupe por lo menos el 80 por ciento de las habitaciones disponibles, así como la capacidad de otros servicios del ramo’, indicó.

Externó su seguridad de que sí habrá buena afluencia de visitantes, principalmente de Estados Unidos y Europa, así como una buena cantidad de connacionales que se sienten atraídos por la belleza única del sitio.

El también diputado local electo, manifestó: ‘Hay confianza en los hoteleros de una alta demanda en la reservación de cuartos de parte del turismo nacional y extranjero, al igual que restaurantes, guías de turistas, taxistas, entre otros’, recalcó.

Rodríguez Assaf afirmó que la popularidad de Izamal en el mapa del turismo mundial ha crecido mucho por su vocación colonial, excelente gastronomía, además de que tiene uno de los conventos franciscanos más antiguos del continente.

Además, es posible viajar en un tren que parte de Izamal hacia Mérida y viceversa, lo que es un atractivo adicional sobre todo para el turismo nacional y local, agregó.

Sin embargo, insistió en que la mayoría de los visitantes son extranjeros y también algunos nacionales que llegan vía Cancún o la Riviera Maya en Quintana Roo.

Aseguró que en su administración se dieron pasos importantes para que además de ya ser calificado Pueblo Mágico, Izamal fuese considerado Patrimonio de la Humanidad por parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) .

De tal modo que ya sólo están en espera del reconocimiento internacional, porque la localidad tiene todos los méritos para alcanzar ese importante grado, subrayó.

Izamal, pueblo mágico.

Izamal, se encuentra aproximadamente a 70 kilómetros de la ciudad de Mérida, capital del Estado de Yucatán, en pleno corazón del mundo maya.

Casas coloniales están pintadas de amarillo y mantienen su arquitectura original, las farolas y ventanas que nos recuerdan otro tiempo.

Las callecitas están empedradas y por ellas circulan las calesas, carruajes tirados por caballos que lo llevan por el pueblo, visitando los talleres de los artesanos, los cuales ofrecen desde mariposas pintadas en papel maché, hasta hamacas y vestidos bordados.

Muchas de estas piezas pueden verse en el Centro de Artesanías, una bella casona del siglo XVI, que alberga un museo y una tienda donde se ofrecen las obras de los artesanos del pueblo.

Izamal fue un asentamiento maya, en el que se encuentran cinco grandes pirámides inspiradas en las prédicas del legendario Itzamná -dios sembrador del conocimiento, que instó a la construcción de esta urbe nominada Izamal- y es un centro religioso, administrativo y político del Mayab -la tierra de los elegidos-.

El Papa Juan Pablo II ofició misa, en 1993, ante miles de creyentes, dando su bendición a la región maya.

La iglesia esta dedicada a la Virgen de Izamal, reina y patrona de Yucatán, que posee un hermoso santuario que es muy visitado por los filigreses.

Si desea, puede tomar una calesa y llegar hasta la colina donde se encuentra las ruinas arqueológicas de la pirámide de Kinich-Kakmó, que mide más de 35 metros de altura y corresponde al periódo clásico temprano, entre 250 a 600 d.C.

Al anochecer, el pueblo se ilumina, se prenden las farolas, los restaurantes ofrecen gastronomía yucateca y no falta la música de las marimbas, instrumento típico de la región. En este marco de fiesta pueblerina, se presenta el espectáculo de Luz y Sonido, en el gran atrio del convento.

Izamal es un pueblo donde tradición y costumbres, misterio y magia, trenzan una bella unión entre pasado y presente.