Mil Islas: Ontario,Canadá

mil islas

Hay un destino que no debes pasar por alto si vas por la ruta de Ontario, Canadá. Se trata de las llamadas “Mil Islas“, uno de los archipiélagos más hermosos del mundo. Es una cadena de islotes que se reparten a ambos lados de la frontera entre Canadá y Estados Unidos, siguiendo el cauce del río San Lorenzo.

La particularidad de este lugar es que en cada islita se levantan casas, mansiones y castillos, de uso veraniego, algunas de celebridades como Madonna y Tom Hanks.

Para disfrutar de la belleza de estas Mil Islas hay varias excursiones en bote, de diversa duración y que incluyen algunas de éstas la comida en la embarcación o en restaurantes apostados en el embarcadero de Rockport. La temporada de estos paseos en bote puede variar, pero normalmente se dan entre abril y octubre.

El recorrido se nutre de la espectacularidad de estas casas o castillos, cada una con su historia. Te maravillará ver cómo comienzan a aparecer islas y más islas, que por momentos parece estar una en un cuento de hadas.
El paseo te remonta a otra época, en años en los que la opulencia era tema de conversación. El paso por el Millionaire’s Row, por ejemplo, te muestra a Casa Blanca, en la Isla Cherry, una mansión de 26 cuartos decorada con antigüedades victorianas, y cuya construcción data del siglo XIX.

Majestuosos también los castillos Singer, en la Isla Dark y el Boldt, este último situado en Heart Island, una de las más grandes. George C. Boldt, un magnate Americano del Siglo XX, pidió construir esta estructura que es ejemplo vivo de un capricho capitalista.

Se cuenta que Boldt mandó a tallar la isla en forma de corazón e hizo construir el castillo como casa de veraniego para su amada esposa Louise.

Ella murió antes de que culminara la construcción y el viudo no la pisó jamás. Tras años en el abandono se realizó un proyecto extenso de restauración. Para visitar el castillo es necesario tener el pasaporte consigo, ya que la isla está en territorio americano.

Desde el barco también se puede ver el puente internacional más pequeño del mundo, de apenas cuatro metros, que une dos islas, una que está en aguas canadienses y la otra, en aguas estadounidenses.

Las islas tienen tamaños que van desde las más grandes -que tienen dos mansiones y campo de golf (miden unos 100 km²)-, hasta las más pequeñas, ocupadas por una sola vivienda, en la que la puerta principal dirige prácticamente al agua.

Los guías turísticos cuentan que el número de islas (1,793), se determinó utilizando el criterio de que para ser considerada isla debía estar sobre el nivel del agua todo el año, tener una superficie mayor que 900 cm², y poseer al menos un árbol o arbusto. Los montículos que sobresalen del agua no se consideran islas.

La brisa, los castillos, las aguas claras y el bello paisaje, sin duda, fascinan al que se pasea entre éstas. Cuando se regresa del recorrido, se puede comer en uno de los restaurantes del área, de cocina internacional, aunque todos también sirven pescado fresco. Las Mil Islas es un punto importante de pesca comercial. Además, Canadá es el país del salmón, así que, si se prefiere se pueden saborear grandes rodajas rosadas de salmón servidas en todo tipo de salsas.

Por dondequiera se encuentran casetas de información, se rentan embarcaciones de todos tamaños, y se pueden comprar paseos en kayak o tomar clases de vela en la zona mejor conocida como la Meca de los veleros de agua dulce de toda Norteamérica.