Museo Casa Wiechers Villaronga, Puerto Rico.

museo

Esta casa también fue diseñada por el arquitecto Alfredo Wiechers y data de 1912. Su construcción estuvo en las manos del ingeniero Elías Concepción. La familia Villaronga Mercado compró la casa en 1918.

Desde la calle Reina esquina Méndez Vigo se puede contemplar la belleza de la casa pintada en un rosa guayaba con ornamentos en blanco. Como está en la esquina exhibe lo que denomina como un chaflán o proa de crucero. Es un redondel que se levanta desde el suelo que permite que el viento fluya por debajo de los pisos, reduciendo la temperatura dentro de la casa y evitando que la humedad del suelo afecte las paredes.

Para entrar es necesario subir una escalera que sin duda le deja saber que la casa fue erigida a un nivel más alto para protegerla de las inundaciones o fuertes lluvias.

La sala posee un techo alto y querubines alrededor de sus paredes. A simple vista, llama la atención la lámpara del recinto así como el tapiz de Librado Nel de 1911. Sobresalen también en la casa los vitrales criollos, la losa, las baldosas de España y las puertas en madera con celosías.

Al caminar por su interior verá en el comedor de la casa un punto medio, que se repite también en uno de los cuartos de la casa. En el comedor hay un mueble que conserva las copas originales de la familia Villaronga Mercado.

El cuarto matrimonial posee parte del mobiliario de la familia, hasta la escupidera.

Pero el cuarto que quizás más le llame la atención es el de baño. ¿Por qué? Sin duda, preguntará al guía si todas las piezas: lavamano, ducha y losa son originales. La respuesta es sí y llaman tanto la atención porque este baño -que tiene bidé e inodoro en un espacio contiguo- lucen muy modernos. Nada, una gran comodidad de una familia colonial.

Otra de las cosas que distingue a la casa es la pérgola. ¿Qué es? Un jardín con vista espectacular de Ponce ubicado sobre el techo de la casa. Para ver la espectacular vista de Ponce -incluyendo el Mar Caribe- deberá subir por una escalera en forma de caracol, algo difícil de hacer si llueve.

Si es un día soleado, no debe perderse este rincón de la Casa Wiechers Villaronga.