Los mejores 10 lugares para celebrar Navidad

La página especializada en turismo Lonely Planet seleccionó los mejores 10 destinos para celebrar la Navidad. Unos han sido seleccionados por representar el espíritu, otros por su ambiente invernal casi de postal, las grandes ciudades por sus luces, sus escaparates y las compras y, por último, otros lugares, figuran en esta lista por que son la antítesis de la típica imagen navideña: son playas soleadas al otro lado del mundo.

Conoce los sitios seleccionados por uno de los sitios más reconocidos en turismo:

Belén, Cisjordania: Con la tendencia actual de tener de todo y darse caprichos, a veces se olvida el verdadero sentido de la Navidad. Para recuperar el viejo espíritu, nada mejor que peregrinar a la ciudad natal de Jesús.

La energía de la Plaza del Pesebre y de la Ciudad Vieja en Nochebuena podría iluminar un bosque de árboles navideños. Cuando el reloj toca la medianoche, hay que asistir a la Misa del Gallo en la iglesia de Santa Catalina, que forma parte de la basílica de la Natividad, encargada por el emperador Constantino en el año 326.

Dentro, en la Gruta del Nacimiento, una estrella de plata señala dónde supuestamente nació Jesús.

Aldea de Papá Noel, Finlandia: Como nunca hay suficientes dosis de Santa, es preciso encaminarse al Círculo Polar Ártico finlandés.

El jovial hombre rojo es el vecino más famoso y allí lo exprimen al máximo. Puedes dar un paseo por los bosques llenos de nieve y avistar algunos renos. Incluso hay un parque de atracciones navideño llamado Santa Park cerca de la aldea que abre de noviembre hasta el 8 de enero. La entrada cuesta 23 euros para niños y 28 euros los adultos (372 y 453 pesos mexicanos, respectivamente) que son válidos para dos días.

Hay que tener un buen bolsillo la foto con el barbudo Papá Noel cuesta alrededor de 25 euros (405 pesos mexicanos) pero parece casi imposible salir de la aldea sin una sonrisa.

Playa de Bondi, Australia: La mítica Bondi es la antítesis de la imagen navideña del hemisferio norte: el sol, la arena y el surf sustituyen a la nieve y las lucecitas.

El 25 de diciembre la playa es como un imán para los mochileros lejos del hogar que celebran esa fecha con otros “huérfanos de Navidad”.

Hay grupos de música y DJ, todos coquetean y reina un ambiente festivo, aunque los últimos años las autoridades han tomado medidas drásticas contra el consumo de alcohol en lugares públicos. Para estas Navidades atípicas no hay que olvidar el traje de baño, el protector solar y claro el sombrero de Santa.

Misa de Gallo en el Vaticano, Roma: Sin ninguna duda, el centro espiritual del catolicismo sabe cómo celebrar la Navidad. Roma, la Ciudad Eterna, es mágica en cualquier época del año, pero diciembre tiene un aliciente extra, con puestos de castañas asadas y presepio (belenes) por toda la ciudad, como los de plaza de San Pedro, Piazza Navona y el de la iglesia de Santa María in Aracoeli, en el monte Capitolino.

El alma navideña está en Piazza Navona, con su enorme mercadillo de curiosidades, pero casi todos los peregrinos se sienten atraídos por el Vaticano. La Misa del Gallo en la basílica de San Pedro, en Nochebuena, o la de las 12:00 horas de Navidad, son inolvidables. Para asistir a la Misa del Gallo, hay que solicitarlo en la Prefectura Della Casa Pontificia.

Dublín, Irlanda: Con gran sentido del humor los católicos irlandeses proponen algunas novedades para celebrar la Navidad. La más sorprendente es el baño en la mañana del 25 en la bahía de Forty Foot. Antes del gran día, se vive un buen jolgorio por las calles de Dublín. En los muelles se coloca un mercado durante 12 días, hay representaciones navideñas, lucecitas, patinaje sobre hielo y montones de puestos y ambiente navideño por Temple Bar. No hay que perderse los villancicos en la histórica catedral de San Patricio.

Nueva York, Estados Unidos: Seguro que el viajero sabe qué aspecto tiene la Gran manzana en Navidad por las películas: luces, música cursi, copos de nieve… El árbol de Navidad más alto de mundo se enciente en la plaza Rockefeller a principios de diciembre, en una ceremonia que marca el inicio de las vacaciones para los lugareños.

Los visitantes, por su parte, están obligados a patinar sobre hielo bajo el abeto y a contemplar los escaparates de los grandes almacenes, sin perderse el homenaje anual de Macy’s al clásico del cine De ilusión también se vive.

No puedes perderte la presentación de El cascanueces del New York Ballet en el Lincoln Center.

Mercados en Alemania: Si comprar regalos es sinónimo de grandes almacenes, es que no se ha vivido la magia del Christkindlesmarkt (mercado de Navidad) en la Hauptmarkt (Plaza Central) de Nuremberg en Baviera, ni el Gendarmenmarkt de Berlín o el de Munich.

Sus cientos de puestos ofrecen juguetes, baratijas, velas, pan de jengibre y dulces a los compradores que vencen el frío a base de salchichas y vino caliente con especias. De noche, con las lucecitas de colores, los mercados se vuelven mágicos.

Zurich, Suiza: Con la Navidad, Suiza ofrece todo tipo de atractivos entrañables: montañas, nieve, calles adoquinadas que la vuelven más bella.

Zurich se lleva la palma por sus mercados, que encuentra hasta dentro de estaciones de trenes.

Hay visitas guiadas a pie con temática navideña y el encantador árbol cantarín que montan en Werdmühleplatz: se trata de un escenario triangular de varios niveles, decorado de verde y con lucecitas, donde se coloca un coro de jovencitos suizos entonando villancicos. Con sus mejillas rosadas tapados por las bufandas rojas y sus gorros de lana, parecen adornos del árbol. El vino caliente y las galletas de miel y especias ayudan a cargar las pilas de espíritu navideño.

Tokio, Japón: Hay que visitar Tokio en Navidad, con sus luces y sin ambiente religioso.

Tradicionalmente es más importante la celebración del Año Nuevo que la Navidad (menos de 1% de los japoneses son cristianos), pero esto es lo que ocurre cuando los no cristianos celebran la Navidad. Impera el buen gusto: decoraciones fabulosas y luces que alegrarían al más escéptico.

Mientras que los días anteriores son deslumbrantes, el día de Navidad en sí es un chasco porque no es festivo. Todo gira en torno a la Nochebuena, con un ajetreo como si fuera San Valentín pues es una noche romántica para las parejas.

Para celebrar la Navidad a lo japonés hay que comer pollo frito y de postre, bizcocho con crema y fresas. ¡Merii Kurisumasu!

San Juan, Puerto Rico: Esta pequeña isla caribeña de gran personalidad ofrece unas soleadas Navidades al son de la salsa y acompañadas por un plato de cerdo en la vara. Las fiestas duran desde principios de diciembre hasta el Día de Reyes, el 6 de enero.

Desde mediados de diciembre se celebran misas al alba con abundantes aguinaldos (villancicos puertorriqueños), mientras grupos de ambulantes cantantes llevan la alegría de casa en casa.

La gran fiesta es la Nochebuena, seguida por la Misa del Gallo. El ayuntamiento, en la Plaza de Armas, está decorado, y el Paseo de la Princesa se ilumina. El recuerdo navideño perfecto son las figuras de santos de madera.

Navidades sobre hielo en Gran Bretaña

navidad

Si piensas en una pista de patinaje sobre hielo en Navidad seguramente tu mente se vaya a la del Rockefeller Center de Nueva York, aunque mucho tenga que ver en ello el recuerdo que tengas de alguna de las películas americanas que la han elegido como decorado. Patinar en la Quinta Avenida, en pleno centro de Manhattan, muy cerca de la catedral de St. Patrick, del Radio City Music Hall y de las tiendas y restaurantes más lujosos de la ciudad es una experiencia única. Pero especialmente en esta época, cuando los adornos y las luces otorgan a este espacio un ambiente mágico.

Pero si este año has decidido viajar en Navidad a Gran Bretaña, aquí también puedes convertirte en una experta patinadora mientras disfrutas de los monumentos más impresionantes del país. Te mostramos sus mejores pistas de hielo al aire libre, verás como poco tienen que envidiar a la de Nueva York.

  • Museo de Historia Natural de Londres

La pista que se instala junto al Museo de Historia Natural de South Kensington, una de las joyas de Londres, pasa por ser una de las más atractivas de la ciudad. Deslizarse por ella no sólo te permitirá admirar la monumental fachada victoriana del museo, también el mercado navideño que se instala a su lado. Si viajas con niños la actividad se puede combinar con una visita gratuita a su interior, donde conviven esqueletos de dinosaurios, minerales, plantas y animales, y si lo haces solo o en pareja, pasar después por Harrods, que queda a un paso.

  • Torre de Londres

Patinar bajo las murallas, torres y almenas de esta espectacular fortaleza normanda, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, te hará imaginar las joyas de la corona británica que se guardan en su interior, y de paso observar a los alabarderos –conocidos popularmente como beefeaters- que controlan los accesos a la torre y ejercen de guías turísticos.

  • Somerset House, Londres

El gran edificio neoclásico de Somerset House ha servido de escenario para el rodaje de algunas películas, como La Duquesa, con Keira Knightley y Ralph Fiennes o la nueva de Sherlock Holmes protagonizada por Jude Law y Robert Downey Jr. y dirigida por Guy Ritchie. Estos días, lo que acapara toda la atención es la pista de hielo que ocupa el patio, presidido por un imponente árbol de Navidad. Además de deslizarte por ella también puedes disfrutar de algunas actividades complementarias, como sesiones de DJs o de trinos de pájaros. No dejes de probar el vino caliente especiado de la Tiffany Tuck Shop.

  • Castillo de Edimburgo

En el mismo centro de Edimburgo y al pie de su antigua fortaleza que se erige majestuosa sobre una roca se puede patinar en una de las pistas de hielo al aire libre más grandes de Europa. No te pierdas la vista de la ciudad desde arriba, iluminada con las luces de Navidad. Disfruta de un montón de actividades invernales, como música, teatro o comida y bebida de temporada.

  • Eden Project, Cornualles

En las inmediaciones de los invernaderos de Eden Project no sólo se puede patinar al aire libre y disfrutar del paisaje invernal, sino también practicar el curling, un deporte casi desconocido en España y similar a la petanca sobre hielo, pero todo un clásico en países fríos.

  • Catedral de Winchester

La pista de hielo está situada en pleno mercado de Navidad de Winchester, junto a su catedral del siglo XI. La mejor recompensa tras una activa jornada es disfrutar de los guisos, sopas caseras y vinos que ofrece la cafetería situada junta a ella, o decantarse por unos dules o un chocolate caliente, que tanto se agradece en este ambiente.

  • Cardiff

En torno a su pista de hielo giran todas las actividades navideñas en Cardiff, la capital de Gales. Se puede disfrutar del patinaje o disfrutar del ambiente de la terraza cubierta climatizada, montar en la noria o tomar un vinco caliente especiado. Y todo ello en la compañía de Bjorn, un oso polar que anima a patinadores y espectadores.

  • York

La ciudad de York es una de las más visitadas de Inglaterra. Se puede pasear por sus históricos jardines, hacer un tour de fantasmas, navegar en barco por el río Ouse, pero en esta época, el gran atractivo es patinar alrededor del roble iluminado junto a Clifford’s Tower, la torre del siglo XIII, los juzgados y el museo del castillo, que recrea la época victoriana. Y para poner el broche final, tomar algo caliente en el Ice Bar & Café.

  • Glasgow

Hasta el 3 de enero de 2010 podrás patinar en la elegante George Square bajo el impresionante árbol de navidad. Además de la pista de hielo existe una completa programación de ocio en el Big State que incluye desde noches de día y música a obras de teatro. Y para rematar XmasMarkets Ltd. Ha vuelto este año a Glasgow para transformar St. Enoch Square en un tradicional mercadillo navideño.

  • Spinningfields, Manchester

No lejos del bullicioso centro de Manchester, la pista de hielo al aire libre de Spinningfields es el complemento perfecto tras las compras navideñas. Después de una jornada de actividad, puedes tomar un chupito reconstituyente en el North Pole Bar y si te gustan las emociones muy fuertes, atreverte con la infusión de vodka Winter Crumble.

  • Palacio Hampton Court, Surrey

A unos 20 kilómetros de Londres y rodeado de jardines, el palacio de Hampton Court sirve de decorado a la pista de hielo que se monta en su exterior. Pocos lugares hay tan románticos para patinar como el que fuera residencia favorita de Enrique VIII e icono a orillas del Támesis.

Navidad colombiana.

navidad colombia

Antioquia y la ciudad de la eterna primavera

En la capital de Antioquia la fiesta arrancó desde el pasado sábado 5 de diciembre, con un concierto de la Red de Escuelas de Música de Medellín.

Allí, 15.5 millones de bombillos se combinan con fuentes de agua, cientos de figuras, toneladas de papel metalizado, cintas y cascadas luminosas, además de miles de kilómetros de mallas y estructuras de acero. Además se podrá hacer canopy, muro de escalada, visitar un bulevar de modas, con desfiles incluidos, y disfrutar unas 857 actividades culturales.

Informes: www.medellin.gov.co.

Pereira y Quindío

El 5 de diciembre fue el día elegido para ‘prender’ a Pereira , donde el tema del alumbrado son las especies de flora y fauna de la región, como preámbulo de lo que será la construcción del Bioparque Temático de Flora y Fauna.

Ese día también se dio a conocer la remodelación del Parque El Lago, donde se concentra la decoración.

En Quindío, la atracción es el municipio de Quimbaya, con gigantescos faroles elaborados por los habitantes.

Otro punto es el Parque del Café, en Montenegro. Allí habrá alumbrado los días 12 y 13, y 19 y 20 de diciembre. Para esta actividad se debe estar en el Parque a las 4:00 de la tarde. La entrada tiene un costo de 8 mil pesos por persona, e incluye recorrido en teleférico, telesillas y tren.

Este año el tema del alumbrado es ‘El camino de las estrellas’ y el parque tendrá varios tramos decorados; al final, en la Plazoleta de los Novios, habrá espectáculo de baile, inspirado en ‘Las Cuatro Estaciones’, de Vivaldi. El remate será con juegos pirotécnicos.

Las estaciones de Bucaramanga

Aquí, el punto de encuentro es el Parque del Agua, que tiene como eje las cuatro estaciones del año. Los asistentes disfrutarán de un castillo mágico tipo Disney World, figuras robotizadas con sonido, chorros danzantes y más de 700 figuras en manguera luminosa, como peces que saltan y monos que suben y bajan por las ramas de los árboles.

Boyacá se enciende como una sola luz, un pesebre

En este fin de año el departamento tendrá 72 de sus municipios decorados para las fiestas. Arranca la Navidad en este departamento con el encendido del alumbrado en el Puente de Boyacá, que hace referencia al bicentenario.

Además, Corrales, una población de arquitectura colonial conocida como ‘El pueblito de cristal de Colombia’ desde el 2001, por la delicada iluminación de los tejados, balcones y fachadas de este municipio de arquitectura colonial.

A 20 minutos de allí está Floresta, donde los estudiantes del colegio local, con manguera luminosa, fabricaron miles de flores y hojas para convertir las fachadas de las casas del marco de la plaza en un verdadero jardín.

Otro de los atractivos es el pesebre del bicentenario, que cuenta con figuras móviles de hasta un metro de alto y promete atraer a miles de turistas al municipio de Tibasosa.

Nobsa, por su parte, mostrará su pesebre ‘Así es Colombia’, con cerca de 300 figuras, varias de estas con movimiento; y dos adicionales, uno de ellos para niños, inspirado en la película ‘La Era de Hielo’.