Líneas de Nasca: misterios del desierto de Ica

lineas

Las impresionantes Líneas de Nasca, monumentales dibujos trazados sobre la arena del desierto nazca de Ica, son uno de los más importantes legados de las antiguas culturas pre-incas peruanas. Y todavía hoy siguen siendo un misterio.

La Reserva Natural de Paracas, en la región de Ica, es refugio para especies endémicas y un espectáculo natural de gran belleza. Miles de personas son atraídas por estas Líneas de Nasca, declaradas Patrimonio Cultural de la Humanidad en 1994, que han dado lugar a múltiples teorías sobre su origen y usos. Sus formas llegan a alcanzar los 500 metros de longitud y sólo se pueden ver de forma íntegra desde el aire.

Estos enormes dibujos son geoglifos y trazos rectilíneos dibujados a base de surcos de 20 centímetros de profundidad que forman imágenes zoomorfas y fitomorfas de casi 500 metros de longitud. Representan aves de hasta 275 metros de largo, colibríes gigantes, cóndores, la garza, la grulla, el pelícano, la gaviota, el loro, un mono, una araña, un caracol, una lagartija, una ballena de 27 metros, un perro con patas y cola largas, dos llamas

Casi todos los dibujos fueron hechos en superficie llana, sólo hay unos pocos en las laderas de las colinas y en su mayoría representan hombres, algunos de ellos coronados por tres o cuatro líneas verticales que podrían representar las plumas de un tocado ceremonial.

Los geoglifos, las enigmáticas Líneas de Nasca cubren unos 450 kilómetros cuadrados y fueron realizados por la cultura Nasca (siglos 200 a.C al 700 d.C).

¿Quién dibujo las Líneas de Nasca?

Las explicaciones sobre las Líneas de Nasca son muy diversas. Existe una teoría al respecto y dice que las líneas tuvieron una función ritual vinculada a la astronomía hasta que fueron un culto a la fertilidad. Otras excavaciones descubrieron en pequeñas cavidades en los geoglifos ofertas religiosas de productos agrícolas y animales, sobre todo marinos, lo que podría significar que los dibujos formaban un paisaje ritual cuyo fin debió ser propiciar la invocación del agua.

En la misma región se encuentra la Reserva Nacional de Paracas, un rico ecosistema que abarca 335.000 hectáreas de extensión. Situado en la costa, describe una diversidad de paisajes: desiertos, acantilados, playas, islas… En su conjunto sirve de hábitat natural y refugio para pelícanos, pingüinos, delfines, lobos marinos, infinidad de peces y crustáceos, así como para especies endémicas como el gato marino o el pingüino de Humboldt. A una hora de navegación se encuentran las Islas Ballestas, un paraíso para gran cantidad de aves migratorias y lobos marinos.

La Reserva Natural de Paracas fue creada en 1975 para proteger las impresionantes playas, monumentos naturales esculpidos en la roca y uno de los mares más ricos del mundo, gracias a los afloramientos marinos que elevan hacia la superficie grandes masas de plancton, alimento vital de innumerables especies de peces. Además, esta zona fue declarada como Sitio Ramsar por la Convención de Humedales de Importancia Internacional en 1991.

El Callejón de Huaylas

peru

El Callejón de Huaylas es el valle formado por el río Santa que tiene su origen en la laguna altoandina de Conococha, este valle está rodeado por la “Cordillera Blanca” que es la cadena montañosa tropical más elevada del planeta con cimas superiores a los 6.000 metros de altitud cubiertas de hielo y nieve, mientras que por el oeste se eleva la Cordillera Negra con montañas de hasta 5.100 metros de altura las que se caracterizan por no presentar nieves aunque en los meses más fríos se acumulan en algunas de sus cimas grandes depósitos de granizo y escarcha que le dan una tonalidad blanquecina.

El Callejón de Huaylas se inicia por el norte desde Cañón del Pato en las cercanías de Huallanca, un pueblo donde se ubica la central hidroeléctrica del mismo nombre, hasta la ya mencionada Laguna de Conococha nacimiento del río emblema de Ancash. Debemos señalar que el río Santa continúa su curso hasta su desembocadura en el Océano Pacífico pero este sector ya no se considera como parte del Callejón de Huaylas, la importancia del río es capital para el desarrollo de las actividades económicas que mantienen a los pueblos y ciudades de los alrededores, en los últimos años se está acentuando el problema de la contaminación del río en especial en las inmediaciones de la ciudad de Huaraz.

Los nevados de la Cordillera Blanca y el mismo Callejón de Huaylas constituyen grandes atractivos turísticos que no sólo atraen a visitantes de todas partes del Perú sino también a turistas extranjeros conocedores de las bondades de estos paisajes hermosos e imponentes, la ciudad de Huaraz en el centro del valle es el punto de partida principal de muchas expediciones que se internan en los numerosos atractivos del Parque Nacional Huascarán. Pero no solamente la naturaleza nos ofrece la oportunidad de respirar un aire puro frente a preciosos paisajes sino que también existen importantes testimonios arqueológicos pre-hispánicos como son los restos de Wilcahuain, la cueva de Guitarrero donde se han encontrado algunos de los indicios más antiguos de agricultura en América, también hay varios tramos bien conservados de caminos Incas entre muchos otros testimonios culturales.

Choquequirao, Perú.

peru

Choquequirao (del aymara chuqi, oro, y del quechua k’iraw, cuna, es decir: “cuna de oro”), son las ruinas de una ciudad inca situada entre las estribaciones del nevado Salcantay, al sur del Perú.

Los restos arqueológicos de Choquequirao están conformados por edificios y terrazas distribuidas en diferentes niveles, desde el nivel más bajo Sunch’u Pata hasta la cima truncada más alta, la cual fue nivelada y cercada con piedras para formar una plataforma con una área aproximada de 150 metros cuadrados.

Choquequirao (a veces también referida como Choqequirau o Choquekiraw) es conocida como la “hermana sagrada” de Machu Picchu por la semejanza estructural y arquitectónica con esta.

Recientemente, estando parcialmente excavada, ha despertado el interés del gobierno peruano por recuperar aún más el complejo y convertirlo en una alternativa más accesible para los turistas interesados en conocer más acerca de la cultura inca.

Actualmente la vía terrestre es la única forma posible de alcanzar la ciudadela de Choquequirao. La ruta más conocida es tomando la carretera rumbo a Abancay y en el km. 154 elegir el desvío que lleva al pueblo de Cachora, desde allí se debe realizar una caminata cuesta arriba de unos 30 km, cuyo recorrido alcanza los dos días de duración. También es posible acceder por otros poblados aledaños, sin embargo, la ruta puede ser más accidentada.

Machu Picchu de noche.

machupicchu

De acuerdo con datos del Ministerio de Comercio Exterior y Turismo de Perú, el lugar más visitado por turistas dentro del territorio peruano es la zona arqueológica de Machu Picchu, en la región Cusco, al sureste del país.

Debido a esa situación, se harán esfuerzos para iluminar Machu Picchu para que pueda ser visitado de noche de forma más restringida y más exclusiva.

Otros lugares apreciados por los turistas extranjeros son las líneas de Nazca, el monasterio de Santa Catalina, el valle del Colca, la ciudad sagrada de Caral, el complejo arqueológico Huaca del Sol y de la Luna, museo de Chan Chan, y el museo del Señor de Sipán.

En la actualidad los turistas visitan con mayor frecuencia las reservas naturales de Titicaca en la región Puno, Salinas y Aguada Blanca en la región Arequipa, y Tambopata en la región Madre de Dios.

La mayor parte de quienes visitan a Perú provienen de Chile y Estados Unidos.

Pirámides de Caral, Peru.

Caral es la ciudad más antigua del Perú (más de 5000 años desde el presente) y cede de la primera civilización andina que forjó las bases de una organización social propia y singular, que junto a Mesopotamia, Egipto, india, China y Mesoamérica son los focos originarios de cultura en el mundo.
Caral

Ser constructores de colosales edificios con forma de pirámide distingue a la gente de Caral de los demás pueblos de su tiempo en los andes. La pirámide en los andes es un edificio de grandes proporciones usado por los curacas (gobernantes) como el centro de sus actividades, ya sean religiosas, políticas o económicas. Era el símbolo y centro del poder.

Allí se realizaron las ceremonias que garantizarían el orden establecido en fechas señaladas por un calendario ceremonial que emulaba el ritmo de la naturaleza.

Las pirámides de Caral son las más antiguas encontradas hasta la fecha en los Andes: datan de hace 5000 años (3000 a.C. aproximadamente). Construir estructuras de este tipo necesitó de un alto grado de tecnología y organización social para afrontar los problemas de su construcción y el elevado gasto de materiales y energía.

Esta antigua ciudad de pirámides fue levantada en la margen izquierda del río Supe sobre una gran terraza que está a 350 metros sobre el nivel del mar. Este sitio ocupa un área de alrededor de 65 hectáreas.

El valle de Supe es una estrecha quebrada fértil que en éste lugar tiene un ancho máximo de 1.5 kilómetros y alberga a lo largo de su recorrido un gran número de otros sitios con pirámides contemporáneos con Caral como: Era de Pando, Lurinhuasi, Miraya, Allpacoto, Aspero, Chupacigarro, entre otros.