Recorre Roma a bajo costo

Roma es destino obligado en un viaje Europa, pero el disfrutar de su belleza e historia a través de autobuses turísticos puede resultar algo caro.

La opción para disfrutar del ambiente citadino y a bajo costo son los autobuses públicos, es por eso que recogemos algunos consejos de la Guialowcost para que disfrutes cada uno de los rincones de la capital italiana.

Los boletos cuestan un euro, tiene 75 minutos de validez, por lo que podrás cambiar de línea sin ningún problema, o bien puedes comprar el abono por todo el día en 4 euros.

La mayoría de las rutas empiezan en la estación de Termini, en esta zona además puedes encontrar hoteles a buen precio.

Plaza Venecia

  • Ruta H: Comienza en la estación Termini pasando por la Vía Nazionale, la Plaza Venecia o el Viale Trastevere, entre otros lugares del centro de la ciudad. Esta ruta además de llevarte al corazón de Roma te ofrece un paseo por los suburbios.

Plaza de San Pedro, Vaticano

  • Ruta 64: Sale también en la estación Termini, es la ruta clásica para llegar hasta el Vaticano, ya que te deja justo al lado de la Plaza de San Pedro. Durante el trayecto podrás disfrutar la Via Nazionale, la Plaza Venecia, el Largo Argentina, la Chiesa Nuova o los alrededores del Castel Sant’Angelo. Cuidado, esta línea es concurrida por los famosos carteristas.

Via del Corso

  • Ruta 175: Esta ruta es la mejor opción para acercarse a la Via del Corso, el Teatro di Marcello o el Aventino. Al igual que las demás esta inicia en Termini, sigue por la Plaza de Barberino, via del Tritone, via del Corso, Plaza Venecia, Aventine, la grandiosa Pirámide Cestia y la estación Ostiense.

Plaza Santa María la Mayor

  • Ruta 714: Sale de la estación Termini y acaba el recorrido en Piazzale Nervi. La ventaja de esta ruta es que atraviesa la ciudad. En el recorrido puedes bajar en la Plaza Santa María la Mayor, la Piazza San Giovanni in Laterano o las impresionates Termas di Caracalla que datan el año 200 D.C.

Trastevere, Centro Histórico

  • Ruta 115, autobús eléctrico: Los autobuses eléctricos funcionan todos los días excepto los domingos. Esta ruta recorre las empedradas callejuelas del Trastevere, con excelentes vistas sobre la ciudad.

Fontana de Trevi

  • Ruta 116: Este viaje te llevará a lugares espectaculares como la plaza de España, la Fontana de Trevi y su espectacular iluminación nocturna, el Panteón y Villa Borghese.

En caballo por Roma.

Meta preferida de millones de turistas de todo el mundo, la monumental Roma ofrece al visitante otra forma de recorrer la Ciudad Eterna: los “botticelle” , coches de caballos que siguen funcionando a pesar de las protestas de los defensores de los animales y de las molestias para el tráfico.

Actualmente, los “botticelle” son medio centenar y es normal verlos recorrer las calles de Roma cargados de turistas en medio del caótico tráfico.

Los “botticelle” son un medio de transporte lento, lo que permite al turista disfrutar de las vistas de la ciudad, pero hace perder los nervios a los conductores, que en muchas ocasiones se ven obligados a seguir durante minutos y minutos al coche de caballos por las estrechas calles de la ciudad, sin poder adelantarlos.

Si los automovilistas se ponen nerviosos, los caballos, según las asociaciones protectoras de animales, sufren de verdad, ya que se ven obligados a respirar el aire contaminado, además del estrés que les causa caminar sobre adoquines y en medio de un infernal ruido.

Las calesas se encuentran, durante todo el año, en las principales zonas de turismo de Roma: el centro histórico y el área arqueológica que va del Coliseo a los Foros Imperiales, pasando por las Termas de Caracalla y las colinas romanas.

También se encuentran en el Panteón y en numerosas calles de la zona comercial de lujo de Roma, como son la Vía Condotti, Via Frattina, Plaza de España, Vía del Corso, Plaza del Popolo y Plaza Venecia.

Desde primeras horas, cuando la ciudad se está aún despertando, se pueden ver a estos tradicionales coches de caballos, a los que se acercan los turistas más madrugadores, deseosos de gozar la ciudad con el fresco mañanero.

Los “Botticelle” se pueden alquilar hasta media de tarde, cuando los caballos son trasladados a un establo situado en el barrio de Testaccio, donde pasan la noche.

Alquilar una “botticelle” cuestan alrededor de 120 euros para cuatro personas, si bien es cierto que, a menudo, este precio es negociado por el turista y puede variar en función del lugar donde se alquile.

Además, no hay límite de tiempo, independientemente de si el cliente quiere pararse a inmortalizar las diferentes vistas o de si hay tráfico en las calles, ya que el recorrido que tienen que cumplir está cerrado.

Los recorridos más requeridos por los turistas con los que transitan a la sombra del Coliseo, para recorrer el cercano Palatino y, siguiendo por el Foro Roma, desembocar en la plaza Venecia, el corazón de la Ciudad Eterna.

Otro paseo tiene su punto central en la famosa Boca de la Verdad, conocida en todo el mundo gracias, entre otras cosas, a la película “Roman Holiday” (1953) , de Gregory Peck y Audrey Hepburn.

Desde Plaza de España parte otro circuito que recorre la famosa Plaza del Popolo, la exclusiva Vía Condotti, bordea el río Tíber y llega hasta el Castel Sant’Angelo, muy cerca del Vaticano.
Además, gracias a internet (www.viaggiaincarrozza.com) , los turistas que lo desean pueden reservar de antemano el recorrido e incluso crear uno a su gusto.

Roma, la ciudad más sexy

roma

Plazas llenas de alboroto, fuentes, escalinatas y sitios históricos ideales convierten a Roma en la ciudad más sexy del mundo.

En la página timesonline.co.uk se presenta un listado con las 12 ciudades más eróticas en el que destacan varios sitios de Europa.

La Plaza de España, la Plaza del Pueblo, la Plaza Venecia, el Coliseo, cafés, tiendas… la capital italiana es un mundo de posibilidades exóticas.

Bath, en Gran Bretaña, ciudad en que nació Jane Austen, quedó en segundo sitio entre otras cosas por sus apacibles baños de origen romano, lo que le permitió ubicarse por delante de La Habana y su calor caribeño.

La capital del Reino Unido, Londres, se quedó con la cuarta posición, pues pese a su clima frío tiene restaurantes y boutiques que le dan un toque sexy.

Otra ciudad que no deja que el frío la apague es Nueva York, pues se ubica en la quinta posición entre las ciudades más eróticas. Tan sólo basta recordar la serie Sex and the City para encontrar el porqué.

Berlín es calificada en la página web como una ciudad “traviesa” gracias a sus clubes nocturnos en que la gente suele bailar prácticamente semidesnuda y sus guapas mujeres.

Aunque siempre suele estar entre las ciudades más románticas, en este listado París ocupó la séptima posición de las más sexys, por su encanto y paisajes.

San Petersburgo, una de las que más crecimiento de turismo ha registrado, es la octava posición seguida por Sevilla.

Tánger, en Marruecos, es la única ciudad de África que se encuentra en el listado de las más sexys por ser un sitio lleno de calor.

Aunque muy distintas entre sí, Estocolmo y Estambul también ingresaron en la lista.

Visita lo más importante en Roma, sugerimos este tour.

El visitante que se acerca a Roma por primera vez y que ha conocido una breve semblanza histórica de la ciudad, debe empezar la visita a la capital italiana por su colina principal, el monte Palatino, donde se conservan los restos arqueológicos, monumentos y edificios más representativos del pasado imperial de la urbe, que fuera capital de todo el mundo conocido en aquellos tiempos. Cerca del cauce del río Tíber se observan los restos de lo que fuera el Circo Massimo; desde el extremo sur de estos restos (hoy en día un sencillo parque) se toma la Via San Gregario para llegar al Arco de Constantino (erigido por este emperador en 312 para celebrar una de sus victorias) detrás de cuyos ojos se alza el monumento más colosal de la Roma antigua y actual, y quizá el más representativo de la ciudad: el Coliseo (de hecho su nombre viene, precisamente, de la palabra “colosal” en mención a la enorme estatua del emperador que lo mandó construir y que se erigió a su lado) es un edificio imponente donde los haya.

Tras recorrer el Coliseo, llega el momento de zambullirse en los foros imperiales, comenzando por el más grande e importante de ellos: el Foro Romano. Rodeando el monte Capitalino, se toma la Via del Teatro di Marcello para observar las ruinas de este teatro y se llega a la Piazza Bocca della Veritá, donde se encuentra una de las “atracciones” más peculiares de Roma. Aunque esta “Boca de la Verdad” nada tiene que ver con la Roma imperial, hay que acercarse a ella. Se trata de un disco enorme en forma de máscara con una boca abierta que se abre en una de las fachadas exteriores de la iglesia Santa Maria in Cosmedin y sobre la cual, la leyenda cuenta que, si se mete la mano derecha en la boca mientras se dice una mentira, ésta se cerrará.

Este paseo por la “Ciudad Eterna” sólo puede cerrarse con un dicho italiano: “Roma, nen basta una vita”: para conocer Roma no es suficiente toda una vida.

La ciudad del estado independiente

El Vaticano es el estado independiente más pequeño del mundo, cuenta con 500 habitantes y es totalmente autónomo de la ciudad de Roma. El Vaticano cuenta con sus propios medios de comunicación (prensa, radio y televisión propias), sus propios sellos, sus medios de transporte y, antes de que llegara el euro y se estableciera un acuerdo con la Unión Europea también tenía una moneda propia. El jefe del estado del Vaticano es el Papa, elegido siempre por un cónclave de cardenales y el actual, Benedicto XVI, hace el número 265 de los que han pasado por el trono de San Pedro.

La Ciudad del Vaticano atesora tal cantidad de riquezas artísticas, arquitectónicas y religiosas. El hall de bienvenida al pequeño estado es la Plaza de San Pedro, un espacio amplísimo y monumental, en forma elíptica, circundada por la magnífica columnata de Bernini. Desde la plaza se accede a la Basílíca de San Pedro, el mayor templo de la cristiandad con capacidad para 60.000 personas y sede “central” de la Iglesia Católica.

Su grandiosidad es indescriptible: 50 altares, 500 columnas, una descomunal cúpula a la que es posible ascender (después de hacer una larga fila) para disfrutar de paradisíacas vistas de Roma y del propio Vaticano, y las obras de pintura, escultura y orfebrería de los mejores artistas del siglo XVI, cuando se erigió. En el interior de la Basílica es imprescindible contemplar La Pietá (“La Piedad”) de Miguel Ángel, la única obra que el genial autor firmó; realizada con tan sólo 22 años, la escultura transmite una fuerza y un realismo impensables en una obra tallada en mármol.
Lo mismo ocurre con el Baldaquino de Bernini: situado en el centro de la basílica, se trata de un enorme dosel de bronce (en parte arrancado del Panteón). El baldaquino da cobijo al altar mayor y llaman la atención, sobre todo, las columnas en espiral que lo sostienen y que simbolizan las columnas del templo de Salomón en las que se apoyó Cristo.

Lo imperdible de Roma

La primera vez que viaje a Roma no imaginaba encontrar aquel lugar tan hermoso, donde volteaba encontraba algo que capturaba mi atención, su arquitectura, su historia, imaginar cada uno de esos lugares en la epoca de los gladiadores realmente me emocionaba.

Aún no puedo decidir realmente que fué lo que me enamoro más pero lo que si se es que podría regresar una y otra vez a Italia pero en especifíco a Roma.

Combates de gladiadores, luchas de barcos y matanzas de cristianos, fueron parte de la historia de esta ciudad. Ahora sólo quedan las ruinas de lo que fue un gran imperio y un sinfín de obras de arte.
Cada año llegan viajeros de todo el mundo atraídos por su arquitectura, museos y galerías, que son evidencia de las distintas corrientes artísticas y culturales que tuvieron lugar en esta ciudad. Algunas muestras arquitectónicas importantes son el Vaticano, otros edificios son el Foro Romano, Domos Aurea, Panteón de Agripa, Columna de Trajano, las catacumbas, Circo Máximo, Termas de Caracalla, Arco de Constantino, Ara Pacis y Pirámide de Cestia.

La Basílica de San Pedro es el principal edificio del Vaticano, Estado soberano dentro de Roma, se encuentra en la orilla derecha del río Tiber, desde la plaza puedes ver perfectamente la arquitectura, una foto panóramica es obligada de este lugar.

basilicadesanpedro.jpg

Escaleras en espirales del museo del Vaticano done una espiral es para el ascenso y otra para el descenso. Es un perfecto ejemplo en la naturaleza de proporción áurea, no olvides de visitar el museo, la capilla sixtina es entra como en otra dimensión, casi poder imaginar a Miguel Ángel decorando la cúpula.

museovaticano.jpg

La Fontana de Trevi (la Fuente de Trevi) es la mayor y más suntuosa de la fuentes barrocas de esta metrópoli. Arrojar na moneda augura regresar a ese sitio, aunque la vez que yo fuí estaba prohibido hacer esto, así que la tradición se podía cambiar a que al visitar la Fuente de Trevi auguraba regresar a Roma

fuentedetrevi.jpg

El Arco de Septimio Severo es un antiguo arco de triunfo que se encuentra en una extremidad del Foro Romano, a los pies de la colina del Capitoli. Fue erigido en 203 para glorificar las victorias militares del emperador Septimio y sus hijos Geta y Caracalla.

El Mercado de Trajano es un gran complejo de ruinas situado en la milenaria capital. Fue construido entre los años 107 y 110 por Apolodoro de Damasco, que sirvió al emperador Trajano.