Librerias más singulares del mundo.

pendulo

Las librerías nos atraen como acogedores refugios o pequeños templos llenos de calma, historias y fantasía. Te presentamos las más fascinantes, una sugerente y original invitación a hacer turismo de compras.

Hatchards, Londres, Gran Bretaña
Desde una antigua iglesia de los Dominicos con 800 años de historia en Maastricht al Ateneo de Buenos Aires o Hatchards, proveedora oficial de textos de la Casa Real británica, inaugurada en pleno Picadilly en 1797. Conocer las librerías, bibliotecas y centros culturales más bellos, más originales y más exclusivos del mundo puede ser una forma distinta de viajar y disfrutar de la cultura de cada país de la mano de sus lugares más cargados de literatura y belleza. La agencia de viajes on line Rumbo ha seleccionado algunas de más fascinantes.

Boekhandel Selexyz Dominicanen (Maastricht, Holanda)
¿Cuál es su mayor particularidad de esta librería de Maastrich? Pues estar ubicada en una iglesia. Gracias a la labor de rehabilitación de los arquitectos holandeses Merks & Girod, este antiguo templo con más de 800 años de antigüedad, que perteneció en su origen a la orden de los Dominicos y en algún momento se utilizó incluso como depósito de bicicletas, probablemente sea en la actualidad la librería más bella del mundo. Una monumental estantería negra de varias plantas, ubicada asimétricamente entre la nave central y la nave derecha hace que el público se adentre en ella. El ascenso es toda una experiencia. Se sube entre libros y, una vez arriba, las colosales dimensiones del templo se manifiestan en toda su inmensidad.

Scarthin Books (Nottingham, Gran Bretaña)
Situada en Cromford-Derbyshire, Scarthin Books lleva vendiendo libros nuevos y de segunda mano desde su inauguración en 1974. Localizada en una calle lateral de esta pequeña ciudad, esta librería ha conseguido salir adelante gracia a su eslogan: “Una librería para la mayoría de las minorías”. Se trata de un lugar acogedor en el que también se celebran tertulias, seminarios, cursos, etc.

Hatchards (Londres, Gran Bretaña)
Lleva abierta al público desde 1797, y siempre en la misma ubicación: el barrio de Picadilly. Proveedora oficial de la Casa Real británica, Lord Byron y Oscar Wilde también formaron parte de su selecta lista de clientes. Hoy día es frecuente encontrarse entre sus estrechos pasillos a políticos, literatos, nobles y otras figuras de la vida social del país. Sus cinco pisos a los que se accede por una escalera de madera, aunque también hay ascensor, están repletos de historia

El Ateneo Grand Splendid (Buenos Aires, Argentina)
Ubicada donde lo hiciera el teatro Grand Splendid, en el barrio de Recoleta, conserva la arquitectura original del edificio: la cúpula pintada, los balcones originales, la ornamentación intacta y hasta el telón de terciopelo. Cuenta con varios cómodos sillones repartidos tanto en lo que fuera el sitio de la platea como en los antiguos palcos y donde se venden los libros de bolsillo se hallaban las ventanillas para la venta de entradas.

El Péndulo (México D.F., México)
Nacida en el año 1992, El Péndulo se constituyó como un espacio cultural y artístico rodeado de una librería, una pequeña cafetería, una galería de arte, un pequeño foro e incluso una sala de proyección de cine de arte. Ellos llaman “cafebrería”. Con el paso del tiempo, se ha transformado y reinventado hasta llegar a ser uno de los centros culturales más reconocidos de México D.F. contando con más de cinco sucursales distribuidas por toda la ciudad.

Guadalajara y Puerto Vallarta

Guadalajara, claro, tiene el prestigio de lo esencialmente mexicano para muchos extranjeros: mariachis, tequila, sombreros anchos, música… Lo cierto es que también es punto de llegada de numerosos mexicano americanos que visitan a sus familiares en el suroeste del país y como la Ciudad de México y Monterrey de abundantes viajeros que vienen en plan de negocios.

Puerto Vallarta, en cambio, es un centro turístico ciento por ciento, quizá el más atractivo del Pacífico para los extranjeros. Su fama, cumple apenas medio siglo.

En los años 50 seguía siendo un puerto de pescadores, pero, cuando en la década siguiente al cineasta John Houston se le ocurrió filmar ahí La noche de la iguana y a Richard Burton y Liz Taylor enamorarse en ese mismo escenario, el destino de aquella hermosa bahía cambió para siempre.

En Guadalajara, sigue de moda la excursión etílico-cultural del Tequila Express (www.tequilaexpress.com.mx). El imponente Hospicio Cabañas es imprescindible para cualquier visitante.

Coleccionistas y compradores de artesanías viven días de ensueño en Tlaquepaque y Tonalá (www.guadalajara.gob.mx).

En Puerto Vallarta, la fama de mejores playas la tienen Mismaloya y Yelapa, en el sur de la Bahía .

La Pedrera.

Lapedrera

Concluido en 1910, este ondulado inmueble de viviendas , con un extraordinario tejado y delicada piezas de hierro forjado, es una de las obras más emblemáticas de Antoni Gaudí. La pedrera, también conocida como Casa Milà, fue el ultimo trabajo civil del arquitecto antes de dedicarse en exclusiva a la Sagrada Familia.

GaudíRestaurada en 1995 después de años de decadencia, la casa alberga ahora un museo dedicado a Gaudí, la sala de exposiciones de la Caixa de Cataluya, un piso-museo y viviendas privadas.

Lo que confiere al lugar su carácter mágico es el hecho de que cada detalle, lo que confiere al lugar su carácter mágico, es el hecho de que cada detalle, desde los pomos de las puertas hasta los apliques de las lámparas tienen el sello Gaudí.

El auditorio del sótano tiene capacidad para 250 personas y acoge conferencias y conciertos. El jardín adyacente ofrece un verde contrastante.

Conoce el Pis de La Pedrera, esta vivienda modernista amueblada con piezas de época, reconstruye una casa tipica burguesa de finales del siglo XIX. Ofrece un atractivo contraste entre lo forma conservadurismo de la clase media y la innegable extravagancia del edificio.

PedreraA las terrazas o azoteas de la parte superior se accede mediante ocho escaleras de caracol que están decoradas exteriormente con fragmentos de baldosas de mármol. Esta forma de recubrimiento, tan característica en Gaudí, le permitía adaptarlo a las formas curvas que surgían de su genial fantasía.

¿Cómo llegar?
La casa de La Pedrera se localiza en Paseo de Gracia, 92 en Barcelona, puedes transportarte en autobuses por las rutas 7, 16, 17, 22, 24, 28 y por metro L3, L5 (Passeig de Gràcia o Diagonal).