Navidades en Tailandia.

Es un destino lejano, bastante lejano, pero si te gusta lo diferente, lo exótico y quieres celebrar una Nochevieja única, Tailandia es una tentación este año. Primero porque su capital, Bangkok, aspira a celebrar la fiesta más brillante de Asia-Pacífico, pero también por el gran número de planes que brinda de una punta a otra del país.

En Bangkok toda la atención está centrada en Central World Square y en el Hands Bangkok Countdown, una torre de 18 metros de altura cuyo reloj digital será el encargado de dar las campanadas en medio de una lluvia de fuegos artificiales que se dispararán sobre el cielo de la ciudad. Se espera que más de 300.000 se reúnan en este lugar y unan sus manos en símbolo de paz para entrar en el 2011. La celebración comenzará a las 19,30 y se extenderá hasta las dos de la madrugada, con conciertos en vivo en los que se darán cita los mejores artistas tailandeses. Y todo ello… gratis.

Más allá de celebraciones en la calle, numerosos restaurantes, bares y discotecas del Bangkok más chic organizan fiestas para todos los gustos –la lista la puedes consultarla en la web www.cnngo-, aunque si eres un nostálgico y, aun lejos de casa, deseas despedir 2010 a la ‘española’, tu opción es el restaurante Rioja, el único español en la ciudad, que propone un menú muy especial para estas fechas tan señaladas y una gran fiesta española en el corazón de Bangkok para estrenar el año.

Phuket, sol y diversión en familia

Más típicamente tailandesa, y especialmente pensada para familias, es la celebración que brinda la isla de Phuket. Aquí abundan los centros comerciales, pero también las playas más paradisíacas del país, como Patong, Kata o Kamala, esta última poseedora de la “milla de millonarios”, una colección de mansiones a lo largo de una calle laberíntica sobre un acantilado a orillas del mar.

Y también allí aquí se encuentra Phuket FantaSea, un gran parque de atracciones que ocupa más de 56 hectáreas, con multitud de restaurantes, tiendas, atracciones… Abre todo el año, pero esta temporada navideña ofrece menús especiales y además presenta The Ultimate Nighttime Cultural Theme Park, un show que combina cultura tailandesa con ballet aéreo, acrobacia, fuegos artificiales, efectos especiales, trucos y más de 30 elefantes que harán las delicias de toda la familia.

Ko Samui y Ko Phangan, sólo para noctámbulos

Chaweng Beach es la zona de Samui más desarrollada y transitada de noche, con infinidad de bares, restaurantes, discotecas, centros comerciales, tiendas y mercadillos donde saciar la sed más consumista y una extraordinaria playa donde reponer fuerzas. Este Fin de Año la cita es hasta el amanecer en la playa de Chaweng, con fuegos artificiales y linternas de gas en lo que ya se conoce como el Bikini Countdown.

El hotel Melati Beach Resort & Spa, situado en Samui y cuya arquitectura y diseño se integran como elementos del paisaje tropical, es uno de los hoteles que propone pasar estas fechas bajo el sol de Tailandia sin olvidar el espíritu navideño.

A media hora en barco se encuentra la vecina isla de Ko Phangan, famosa por sus Full Moon Parties que no quieres ser menos, y ha preparado fiestas especiales en la ya conocida playa de Hat Rin, además de contar con un paquete especial de cuatro noches con alojamiento, traslados y entrada a la fiesta.

Chiang Rai, para activos amantes de la naturaleza
Es visitada al año por miles de viajeros por ser la puerta del famoso ‘Triangulo del Oro’, punto de reunión donde se divisan tres fronteras, Laos, Birmania y Tailandia, bordeados por el río Mekong, pero, ¿por qué no pensar en ella como destino para concluir 2010?. Podrás realizar un safari en elefante por el interior, un descenso por el río Mae Ping en balsa de bambú, un paseo por los alrededores en carros tirado por bueyes y todo tipo de actividades como senderismo, bicicleta, avistamiento de aves, excursiones en todoterreno por la selva… El hotel Anantara Golden Triangle, famoso por su extraordinario campo de entrenamiento de elefantes, ofrece un paquete de dos o más noches especial para familias.

Patara Elephant Farm, Tailandia.

elefantes

En Tailandia el Patara Elephant Farm en Chiang Mai, es  un parque donde habitan elefantes libremente y comparten con turistas.

Desde de la entrada del lugar estaras compartiendo directamente con los elefantes, los podran bañar, por lo que hay que vestir ropas que desecharanmos al terminar el recorrido.

Una vez llegues  a la finca te  indicaran qué hacer para familiarizarte con estos animales. Cada uno se haría cargo de un elefante, los deben  bañar, darles de comer y mucho amor. Te escriben  en las manos cómo comunicarse en tailandés, y te enseñan cómo montarnos y bajarte del lomo de estos animales inmensos.

La experiencia dura 8 ocho horas, es muy emocionante y es recomendado para aquellos viajeros que vaya a Chiang Mai.

Mas informacion: Patara Elephant Farm

Chiang Mai

tailandia

Es la segunda ciudad más grande de Tailandia y queda en la parte montañosa del país. Mientras esté en Chiang Mai no debe dejar de visitar el Chiang Mai Night Bazaar, una de las mayores atracciones turísticas de esta montañosa ciudad.

Allí puede conseguir artículos y artesanías de todas las regiones de Tailandia, así como otros de marca que pueden ser originales o imitaciones, así que verifique bien antes de hacer sus compras, pero sepa que puede conseguir de todo, desde ropa, alimentos, joyas, calzado, antigüedades, muebles, telas (textiles), cerámica, todo a buenos precios, y si es todo un experto del arte de regatear, aquí podrá hacer gala de sus destrezas.

No comience a comprar inmediatamente, vea, compare y decida, porque hay muchos puestos que ofrecen la misma mercancía, pero con diferentes precios. Definitivamente, el mejor lugar para hacer sus compras: los ‘night markets’.

Y si piensa que la noche es aún joven, le recomiendo visitar el Night Safari, o si prefiere ir por los masajes, después de estar en el festival del agua.

Tailandia, conoce, come y disfruta

Paisajes, playas, hoteles, shopping, spas, masaje, meditación, más playas, comida deliciosa, aventura, todo y más lo tiene Tailandia, un lugar para fortalecer el espíritu y la mente, para asombrarse con su cultura milenaria.

¿Tienes a la mano un mapa? ¿Ubicas ese destino que, primero por lejano y después por inconmensurable no te habías atrevido a marcar para vacacionar y siquiera sumar en tu bitácora de viaje? Muchos cuentan historias fascinantes y divertidas, y refieren que es un lugar donde la vida cambia y al que se tiene que regresar, ¿por qué será?

Tailandia cuenta con abrumadores 514,100 kilómetros cuadrados de extensión y está conformada por 76 provincias, entre las que se cuenta su capital, la bulliciosa y famosa ciudad de Bangkok, una parada obligada en tu itinerario.

En Tailandia se habla Taí, su población la encabezan las etnias Thaí y Lao, pero también es común encontrar comunidades chinas y malayas. Un dato muy importante, que te servirá para comprender la base de la cultura que estás conociendo, es que el 95% de los tailandeses son budistas; el budismo ha sido, desde tiempos inmemoriales, la religión nacional. Pronto te darás que cuenta que no es lo único que ha perdurado y que es eso, el respeto por su pasado, lo que la hace aún más bella y mística; en una palabra, exótica.

Este es el mejor momento para que alistes la maleta, bueno, en realidad desde el mes de noviembre y hasta el mes de febrero tienes tiempo, sobre todo si quieres aprovechar y disfrutar de un clima templado cercano a los 25°, lo cual permite que el grado de humedad no te desespere y, créeme, puede llegar a hacerlo. Debes saber que el clima en este lugar del mundo es tropical, muy húmedo y caluroso. Si planeas tu viaje de marzo a mayo, sortearás temperaturas cercanas a los 30°, si bien te va. Ahora bien, viajar a Tailandia de junio a octubre te dará una idea de cómo llueve en la zona y de los pesares que la humedad, que pueden ocasionar un tortuoso bochorno durante tu viaje, sobre todo si tu destino son las enigmáticas playas.

Si te animas a viajar en onda backpack toma en cuenta las temporadas, son excelentes tips si quieres que tu viaje sea como lo imaginas.

¿Donde pasar la noche en Tailandia?

Contándote que los tailandeses son cálidos y hospitalarios, su carácter parece ser muy relajado y siempre tienen una sonrisa y actitud serena; luego, pues claro que por el lugar dónde dormir, puedes hospedarte con mucho estilo o darle estilo al lugar donde pernoctar. La primera opción siempre la he pensado para aquellos viajeros que sólo quieren relajarse y disfrutar; la segunda, para aquellos a los que les toma por sorpresa sentirse relajados después de la aventura.

Te sugiero establezcas tu base en Bangkok, que tiene una gran opción de hoteles de todas las categorías, desde los más opulentos y lujosos hasta los que son menos, pero no por ello poco confortables. En todos, invariablemente, recibirás una cálida bienvenida.

Cuando elijas el hotel, no sólo piensa en precio, sino en ubicación: jardines, en el centro de la ciudad: el corazón de los negocios, las compras y entretenimiento, pero francamente no debes desaprovechar la oportunidad de hospedarte en las provincias de Pattaya, Phuket, Samuim, Chiang Mai, Hua Hin, los principales destinos de playas de aguas cristalinas donde practicar el buceo o snorkel y donde la estancia en fabulosos resorts hace aún más ricos los días en las islas.

Si te gusta mucho visitar los pueblitos, también encontrarás casas de huéspedes muy confortables.

Lugares de visita obligada en Tailandia

Tailandia cuenta con una larga historia en el uso de medicina tradicional, tratamientos y, sobre todo, la práctica de la meditación budista. No desaproveches la oportunidad y haz que tu viaje valga doblemente la pena visitando y dejándote envolver por el ambiente y todas las cualidades beneficiosas que un balnerario te ofrece: desde la más deliciosa y profunda relajación, hasta la completa sensación de bienestar físico y mental. Nada mejor para recargar pilas, revivificar la mente y el cuerpo, y regresar a nuestro lugar de origen, renovadas.

La visita a uno de los muchos balnearios en Tailandia es descubrir lo mejor de las costumbres holísticas antiguas acompañadas de comodidades modemas.

En la capital es donde el paraíso de las compras tiene lugar, sobre todo si eres de esas mujeres que siempre dejan un espacio en el viaje para darse una vuelta por los grandes malls, plazas y bazares. Bangkok es asombroso en ese sentido, pues un grupo de talentosos diseñadores tailandeses se ha inspirado en las artesanías tradicionales y han aplicado nuevas formas y estilos antiguos para la transformación de telas, piedras y metales preciosos, madera, barro y materiales sintéticos en ropa contemporánea, accesorios de moda, joyas, muebles, en fin, todo lo imaginable. No dejes de aventurarte por las calles, los bazares, singulares émulos de nuestros tianguis y ofrecen tanto a la vista como a nuestra fascinación chacharera, una oferta singular.

¿Dónde comer en Tailandia?

La comida tailandesa es un viaje por sí solo, es una confluencia de sabores y aromas distinta e increíble. La gran variedad de ingredientes y la asombrosa presentación de los platillos hacen sentirse satisfechos sin siquiera haberlos probado. No por nada la comida en este lugar es considerada como una de las más ricas de todo Oriente.

Tailandia un fascinante destino

Para poder completar nuestro post acerca de Tailandia, traemos algunos destinos obligados de ese mágico lugar.

ruinas.jpg Las Ruinas de Sukhothai
Tal vez la lejanía de Bangkok (450 kilómetros) preste especial encanto a Sukhothai. El parque histórico de Kamphaeng Phet, también incluido en la lista de patrimonio de la Unesco, alberga los vestigios de la primera capital tailandesa, una ciudad trapezoidal que descansa sobre el río Ping. Las ruinas se recorren en coches eléctricos. Entre la fronda se elevan los majestuosos restos de templos como el Wat Singha o Wat Phra Kaew, con sus ingenuos budas sentados. Lo ideal es realizar algún tramo de la visita en solitario; por ejemplo, para contemplar con tranquilidad Wat Phra Si Iriyabot -con sus cuatro budas en distintas posturas: reclinado, caminando, de pie y sentado- o para quedarse pasmado frente a Wat Chang Rob, un impresionante templo con paredes adornadas por 68 figuras de elefantes.

Um Yom, visita a una tribu

El turismo étnico en Tailandia tiene solera, y, consecuentemente, no queda nada virgen. Si no fuera por los visitantes, los nativos vestirían a la manera occidental (algunos ya lo hacen). Pero el turismo es, junto a la agricultura, su forma de ganarse la vida (antes lo era el cultivo de opio). Las tribus al norte de Tailandia tienen origen birmano o chino (meo, karen, miren, akha, lisú…). Los viajeros pueden elegir entre visitar el poblado durante unas horas o quedarse dos o tres días en la jungla (pasar la noche en una choza cuesta unos cuatro o cinco euros). Un guía, miembro de la tribu, les acompaña en todo momento y explica en perfecto inglés lo que desean saber sobre las costumbres ancestrales. Visitamos la tribu lahu, en Um Yom, un poblado entre la bruma perpetua cerca de la frontera con Birmania. Los lahu se reúnen en torno a un ruedo de madera, donde se supone que el consejo de la tribu toma sus grandes decisiones. Los turistas pueden asistir a estas ceremonias, y, al término de la visita, los guías sugieren que se dejen unas monedas a los habitantes.
[Leer más…]