Pie de la Cuesta.

07-07-2008-064128-pm.jpg

Sólo a 19 kilómetros al norte del bullicio y la agitación de Acapulco, en la costa del Pacífico, se halla Pie de la Cuesta, una franja delgada de tierra comprendida entre el océano y la Laguna de Coyuya.

Cada fin de semana, esta tranquila cenefa de playa se llena a tope de citadinos que buscan “desconectarse” en un destino que les queda relativamente cerca y accessible.

07-07-2008-063627-pm.jpgEl éxodo ocurre por carretera, y muchos de los visitantes son expatriados estadounidenses, franceses y de otros países que trabajan en la frenética capital mexicana.
Los hoteles de Pie de la Cuesta son pequeños (la mayoría tiene menos de 20 habitaciones) y sencillos; el ambiente, europeo y muy fresco; los precios, moderados.
Dos factores han salvado a Pie de la Cuesta del desarrollo a gran escala: la presencia de una base militar y su particularmente fuerte oleaje. La mayoría de los hoteles cuenta con pequeñas albercas, mientras que las palapas de palmas secas resguardan a quienes descansan en la playa del radiante sol que le ha dado fama al estado de Guerrero.

Pie de la Cuesta es para la gente que quiere relajarse, es más para los viajeros, no tanto para los turistas; aquí no encontrarás ninguna disco. Vayma es un hotel tipo boutique, que tiene un disposición especial hacia las mascotas.
Ya que cuando llegan los dueños junto con sus mascotas, estos son recibidos con grandes tazones de agua. Si los canes están hambrientos, se les ofrece un menú gourmet especial para perros. Si les apetece echarse un chapuzón, Vayma cuenta con albercas miniatura para que los huéspedes caninos puedan chapotear a gusto.

Pero Vayma no es sólo para los amantes de los perros. Los fines de semana acude una masajista para mimar a quien lo desee, mientras el bar de la alberca distribuye cocteles. Y el bistrot Papy’O ofrece deliciosos platos y bocadillos, como la ensalada fría de pimientos morrones asados que, acompañada de una espumosa piñaa colada, resulta perfecta para combatir el calor.
07-07-2008-062651-pm.jpgFrente a Vayma y los otros hoteles de la playa, la Laguna de Coyuca es el paraíso de los deportes acuáticos. Esquiadores, jetskies y lanchas de motor surcan las tranquilas aguas rodeados de exuberantes montañas verdes. Los clubes de esquí en la laguna, como Tres Marías, son interesantes alternativas para las comidas, especialmente el desayuno.
La brisa fresca recorre el restaurante abierto de Tres Marías, que posee brillantes y alegres toques decorativos, como ristras de ajos colgando de las vigas. Mientras disfrutan de un abundante plato de enchiladas y una taza de café caliente, los comensales pueden observar el ir y venir de garzas y otras aves costeras.
Los amantes de la naturaleza pueden ir un paso más allá en la observación de aves si rentan un kayak en el Club Acuario para dirigirse a los manglares que se encuentran al otro lado de los clubes de esquí. Una vez que se deja atrás el estruendo y las ondas de los vehículos acuáticos motorizados, los aventureros pueden ver como a bordo de sus modestas embarcaciones, los pobladores sacan enormes redes llenas de peces y admirar por lo menos 12 especies diferentes de aves.

Vacaciones con Ecología.

vacaciones.jpgLos niños ya están en  vacaciones de verano, que mejor que enseñarles a tus hijos a participar en el mejoramiento del ambiente a través de acciones concretas. Te damos algunos consejos para que tus vacaciones sean ecológicas.

Elige el destino. Puedes probar lugares ecoturísticos que no necesariamente son de aventura o deportes extremos. Se trata de pequeñas reservas o áreas naturales protegidas, que además de diversión, dan la oportunidad de participar en un turismo sustentable.
También, generas beneficios a pequeñas poblaciones para su desarrollo y creas fuentes de empleos. Visita la página de la Comisión Natural de Áreas Protegidas (www.conanp.gob.mx) y encontrarás una amplia oferta de dichos lugares.

Empaca sano. Compra con responsabilidad, es decir, lo que necesites y
vayas a usar. No adquieras productos sólo por lo atractivo, verifica siempre la información de la etiqueta y consigue los que tengan menos envolturas. Opta por los fabricados con materiales reciclables y consume menos artículos hechos de plástico y desechables. Si tienes la oportunidad compra envases retornables. Procura no llevar mucha ropa para que no tengas que usarla, así no la lavarás ni desperdiciarás agua.

En el camino Carga siempre con recipientes o bolsas para meter los desechos que generes -lo importante es no convertirlos en basura-. También separa
los residuos en orgánicos e inorgánicos, así permitirás que se reciclen aquellos que se puedan. Es recomendable, tanto por salud como para el ambiente, que lleves alimentos naturales -como la manzana que no deja ningún residuo- y los guardes en recipientes que conservan mejor los alimentos, son prácticos y se reutilizan.

Sitios limpios. Si vas a un lugar soleado es importante usar protectores o filtros solares naturales o biodegradables -están marcados en las etiquetas-, así no dañarás el mar, lagunas o ríos (no contaminan el agua ni lastiman a los seres vivos). Debes tener cuidado para no generar desechos que se queden ahí, lleva bolsas -de preferencia de papel de estraza- para que las tires en los lugares asignados. Si vas de campamento no dañes el entorno. Cuando hagas fogatas, procura no dejar focos de posibles incendios. En estos lugares existen indicaciones, contenedores con material y zonas específicas para los desperdicios.

Hotel libre. Apaga la luz, aparatos electrónicos, aire acondicionado o ventilador cuando no estés en la habitación. Para mantener la temperatura deseada, enciende el aire mientras estés ahí y cierra los posibles escapes como ventanas y puertas, así habrá menos gasto de energía. Asimismo. no pidas más botellas de agua, rellénalas con la de la llave de los hoteles que esta purificada.

Reservas contaminadas Si ves basura acumulada, es muy difícil que la levantes, así que acude o habla con las autoridades correspondientes -Comisión de Ecología del lugar, la Secretaría de Turismo (www.sectur.gob.mx) o la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (www.e-local.gob.mx) y reporta la irregularidad.