Vampiros en Vancouver

Los paisajes de cuento de la película “Luna Nueva” son reales. Conócelos, actúa y llévate unos muñecos de regalo.

Edward aparentemente es un peligro para Bella. Ella, un humano; él, un vampiro adolescente que habita en un bosque de oscura belleza. Milenarios árboles de encimo son testigos de cómo crece su amor y atracción. Él quiere besarla. Ella sólo quiere estar con él.

La saga de Crepúsculo ya tiene su tour, al menos en la ciudad de Vancouver. Después de que Luna Nueva se estrenara en todas las pantallas cinematográficas, no faltó mucho para que los fans, en su mayoría adolescentes, empezaran a recorrer las locaciones y los lugares donde los actores se reunían.

Por eso On Locations Tour Vancouver ofrece un recorrido por toda la ciudad canadiense, sin dejar de lado el bosque donde Edward le rompe el corazón a su querida Bella, la casa de los Cullen, o el sitio donde Jacob se transformó en lobo por primera vez.

El itinerario

Se empieza en el parque Stanley. Los caminos de piedra y sus lagos son testigos de las persecuciones que hacen los vampiros “malos”, a la gente del pueblo. También aquí es donde están los totems, utilizados por los curanderos de la aldea para alejar a los vampiros.

En Capilano está lo mejor. Entre la neblina habitan esos encinos altos en donde tantas veces se ha encontrado la pareja protagonista. Se hace una caminata en medio del bosque e incluso se hacen representaciones de algunas escenas.

Los actores son los mismos fans. Para entrar hay que pasar por un puente colgante. La estructura no aparece en escena, pero según la explicación de los guías, éste fue uno de los puntos que sirvió para realizar las tomas de los acantilados.

La cereza del pastel es encontrar la casa de Bella y Jacob, el hombre lobo que pone a temblar la relación que ella ha mantenido con el joven vampiro.

Ambas están en Gastown, ese es el pueblito que se refleja en la pantalla. La sorpresa es que en medio de aquel escenario se encuentra la casa de diseño minimalista de Edward.

Se visitan otros puntos como el hotel Opus donde se reunían los actores. El tour termina con una cena en Inda Bistro para degustar el pollo Jalfrezi que pedían los protagonistas. Precio del paseo: 110 dólares por persona.

www.onlocationtoursvancouver.com.

Vancouver, Canadá

La Isla de Vancouver, donde se encuentra la capital de la Provincia, Victoria, tiene una longitud de 451 kilómetros de punta a punta y cuenta con sitios espectaculares de mar y montaña. En casi toda la isla se encuentran sitios para la práctica del kayak y en la zona de Campbell River existe unos de los mejores sitios para la pesca del salmón

Entre los sitios más espectaculares que visitar están Tofino y Ucluelet en la costa Oeste de la isla en la zona del Parque Nacional Pacific Rim. En ésta zona se pueden observar animales marinos como focas y ballenas en distintas épocas del año y en el área de Broken Islands se puede practicar el kayakismo a todos los niveles.

El Distrito Regional del Gran Vancouver tiene más hectáreas de paisaje natural preservado que el Parque Nacional Canyonlands, y su diversidad de hábitats alpino, costero, marino, de estuario, pantano, bosque pluvial templado son la envidia de cualquier guarda forestal. Asimismo, el escenario humano de Vancouver es tan variado como el natural. Se habla mucho de la diversidad de la ciudad, en particular de su floreciente comunidad asiática. Más de una cuarta parte de la población de Vancouver está compuesta por individuos cuya lengua materna es el chino; un tercio de la población metropolitana es de origen étnico asiático, y un tercio de ellos nació en el extranjero.

Vancouver combina de forma ideal el urbanismo y los espacios naturales. Por un lado, invita a transitar hermosos parques como Stanley Park, el tercer mayor parque urbano de Norteamérica, el verdadero corazón de la ciudad. Por otra parte, sorprende al turista con plazas, museos y centros de exposiciones. Por ejemplo, atrapa el corazón de muchos con la Plaza del Canadá, la pequeña Catedral de la ciudad, el Museo de Antropología, el edificio Marina y la Vancouver Art Gallery, donde se encuentran colecciones famosas como las de Marc Chagall o Émily Carr.

La naturaleza no está nunca demasiado lejos, Vancouver es una ciudad con un acceso libre para las actividades exteriores: caminatas, ciclismo y remo. Para los fantánticos de los deportes de invierno, no faltan opotunidades para esquiar o explorar un camino de montaña. Además, el agradable clima de Vancouver recibe el turismo durante todo el año y la ciudad puede disfrutarse en cualquier estación. Aunque el invierno puede ser frío para aquellos acostumbrados al clima mediterráneo.

Por último, para los amantes de la arquitectura de vanguardia, merecen una visita varias construcciones modernas: el tribunal de Justicia y la plaza circundante, proyectadas y diseñadas por el famoso arquitecto Arthur Erickson. También sobresale, por sus particular estilo y diseño, la biblioteca de Moshe Safdie, simbolizando el Coliseo romano, y el Acuario, el más importante de Canadá, y uno de los más grandes de América. Todo esto y más se puede hacer en un día de turismo por Vancouver.