Descansa mientras vuelas.

Para muchas personas descansar, sobre todos en los vuelos largos,  les resulta imposible. Las turbulencias, asientos estrechos, posturas imposibles son cosas que hacen imposible dormir, mientras realizar el viaje.

Sigues estos consejos para poder dormir bien a bordo:

  • Come un  menu ligero, comida fresca con alto contenido en fibra y pobre en sal, azúcar y grasas.
  • Modera el consumo de alcohol y cafeína antes y durante el viaje. El alcohol, en pequeñas dosis, puede ser relajante.
  • Toma infusiones. De camomila, que alivia los problemas digestivos, las flatulencias y también la ansiedad; de ginger, muy buena para la circulación, para calmar la digestión y evitar los mareos; o de pippermint, muy útil contra las naúseas, los problemas estomacales y la indigestión.
  • Mantener la piel hidratada.
  • Relajarse y disfrutar de las pequeñas siestas. No hay que obsesionarse con dormir pues esa ansiedad es causa directa del insomnio.

Con estos consejos te relajaras y el viaje  no lo sufrirás tanto.