Conoce Palenque Chiapas

visitar chiapas
Palénque fue fundado en 1567 por Fray Pedro Lorenzo quien agrupó a varias familias choles dispersas por la Selva lacandona. Los nativos llamaron al pueblo Otolom( en chol, “lugar cerrado”). El sitio arqueológico fue descubierto en 1790 por el cura Antonio Solís. Desde entonces, Palenque es considerado como el centro ceremonial más importante de la cultura maya. Cuenta con hoteles, restaurantes, bares y áreas para acampar, y sirve como base para visitar los diversos atractivos turísticos que hay en la zona.

Sitios de interés en Palenque

  • Zona Arqueológica de Palenque

Rodeada de selva y misticismo, es uno de los sitios arqueológicos más visitados y enigmáticos del país; s0bresale por ser un sitio maya poseedor de poderosos g0bernantes durante los siglos IV y VII de nuestra era. Es considerado como patrimonio cultural de la humanidad y destaca por su imponente arquitectura, ejemplo de ello es el Templo de las Inscripciones, donde fue descubierta la cámara funeraria de uno de los más importantes jerarcas mayas: Pakal.

[Leer más…]

Visita guiada a Malinalco

Ubicado al sur del Estado de México, la zona arqueológica de Malinalco es famosa por su riqueza histórica y tradición.

El “lugar donde se adora a Malinalxochitl” está asentado en una elevación cuyas laderas fueron labradas directamente en la roca.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) organiza una visita guiada a dicha zona arqueológica.

La cita es el próximo sábado 13 de junio y en ella se conocerán todos los detalles del asentamiento Matlazinca que data de los años 1100 a 1500 d.C.

Sábado 13 de junio
Zona arqueológica de Malinalco..

Sábados de 10:00 a 13:00 hrs.Teléfonos: 55 53 23 65 y 38 / 5212 2371 y 72 fax 55 53 38 34
Más información: http://www.gobiernodigital.inah.gob.mx/

Paquimé, Chihuahua.

El cielo abierto y su luminosidad de un azul intenso. Los rayos del sol revelan el esplendor de la zona arqueológica de Paquimé.

Lo que ahora se ve como un maravilloso laberinto, fueron edificios habitacionales que llegaron a medir hasta seis pisos de altura. Con amplios patios, escaleras, talleres y centros ceremoniales.
La innovación fue su arquitectura de tierra con puertas en forma de “T”, de un metro y treinta centímetros de altura. Se construyó en adobe, en parte para regular la temperatura de las habitaciones. En tiempo de calor el interior se mantiene fresco y durante el invierno, cálido.

La ciudad fue levantada por “hombres para los hombres,” a diferencia de Teotihuacán, Monte Albán u otras, que fueron de los hombres para los dioses.

Los habitantes hicieron suyos elementos de las culturas del norte, entre ellas la hohokam, la anazasi y la mogollón, como el tipo de arquitectura y el culto a las aves, así como el juego de pelota de los toltecas.
La zona fue inscrita por la Unesco en la lista del Patrimonio de la Humanidad en 1998. Los colores del cielo se mezclan en tonos rojizos y púrpuras.